Disponible (H728x90)

La coalición opositora Unidad Democrática hizo este viernes autocrítica con un comunicado de balance de 2017 en el que reconoce no haber “sabido acompañar en las últimas semanas” el “sufrimiento” de los venezolanos, que han salido a las calle estas Navidades para protestar por la falta de comida y otras carencias.

“No hemos sabido acompañar en las últimas semanas, de la forma amplia y contundente que se merecía, el sufrimiento de un pueblo que ve mermar aceleradamente sus ya difíciles condiciones de vida”, se lee en el comunicado de la Unidad, cuya falta de respuesta organizada a las protestas espontáneas de estos días.

La alianza califica esto de “grave falla”.

“Es la primera que debemos afrontar y revertir”, se señala en el texto sobre los retos del año que viene para esta coalición, que se llamaba hasta ahora Mesa de la Unidad Democrática y ha comenzado a denominarse MUD tras la salida de algunos partidos pequeños por su disconformidad con el diálogo iniciado con el Gobierno.

Según la Unidad, “nunca antes en su historia republicana, Venezuela había tenido un final de año tan triste y doloroso, y un comienzo de otro tan difícil y peligrosamente incierto”.

La coalición se refiere también a la pérdida de unas elecciones regionales y municipales de este año, en las que la oposición señaló graves irregularidades a favor del oficialismo.

La Unidad admite asimismo haber sido incapaz de presentar “una posición unitaria” de cara a las elecciones a alcaldes del 10 de diciembre, a las que concurrió uno de los cuatro grandes partidos de la alianza mientras los otros tres no se inscribían al considerar que no había garantías.

“Desde el punto de vista social, Venezuela se dirige aceleradamente al despeñadero”, dice el comunicado sobre las perspectivas del país.

El texto añade que “el escenario cotidiano de los venezolanos se agrava con el paso de los días, en una desesperante lucha por niveles mínimos de supervivencia”.

“Nuestro país tiene hoy la mayor inflación del mundo y la única hiperinflación del planeta, el decrecimiento económico más severo de la región, la escasez de alimentos y medicinas más aguda de América Latina, la tasa de homicidios más alta del mundo, y es la nación más pobre en términos de ingreso de todo el continente”, detalla.

Disponible (H728x90)