Disponible (H728x90)

Un terrorista suicida que se desplazaba en moto hizo detonar los explosivos que portaba a media tarde cerca de un vehículo de la Policía, a 300 metros del Parlamento provincial, una zona de alta seguridad, dijo el portavoz policial de la ciudad, Mohamed Ramzan.

Cuatro policías, dos civiles y el atacante murieron en el atentado y 15 personas resultaron heridas, entre ellas siete agentes, que han sido trasladados a hospitales de la zona.

El principal grupo talibán del país, el Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), se atribuyó la autoría del ataque en un comunicado de su portavoz, Mohamed Khurasani, en el que advirtió de más atentados para “vengar a los prisioneros muertos en falsos enfrentamientos” con las fuerzas de seguridad.

“El combatiente del TTP Ilyas Swati atacó un vehículo de la Policía. Advertimos a la gente que se mantenga alejada de las fuerzas de seguridad porque miles de nuestros luchadores están listos para atacar al Ejército y otras agencias de seguridad”, indicó Khurasani.

El primer ministro de Pakistán, Shahid Khaqan Abbasi, condenó el ataque en un breve comunicado.

Quetta, capital de la provincia occidental de Baluchistán, es una de las localidades más conflictivas de Pakistán, con la presencia de grupos armados separatistas, facciones talibanas y grupos yihadistas.

El último ataque que había vivido la ciudad fue el asalto suicida del 17 de diciembre contra una iglesia metodista, en el que murieron nueve personas y 30 resultaron heridas.

El 25 de noviembre, cinco personas murieron y otras 20 resultaron heridas en un atentado suicida con bomba contra un vehículo de las fuerzas de seguridad en Quetta.

La violencia se ha reducido en Pakistán, con 1.260 muertos por terrorismo en 2017 –540 de ellos civiles, 208 miembros de las fuerzas de seguridad y 512 supuestos terroristas-, la cifra más baja en una década, según el Portal de Terrorismo del Sur de Asia, que estudia la violencia en la región.

Disponible (H728x90)