Disponible (H728x90)

La intervención de la comunidad internacional para atender el flujo de venezolanos y evitar la crisis humanitaria en Cúcuta, fue la ayuda que clamaron las autoridades locales y los gremios económicos de Colombia a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El aviso se manifestó en una reunión entre los funcionarios de la Alcaldía y algunos delegados del Gobierno Colombiano, quienes observaron el elevado número de venezolanos que huyeron de su país.

La mayoría de los ciudadanos que emigran a Colombia realizan albergues improvisados en canchas y parques de Cúcuta, informaron, además, explicaron que en la localidad viven alrededor de 700 ciudadanos extranjeros, del cual 30% son niños, por lo que expresaron que van a buscar acompañamiento de la ONU.

En diciembre hubo un movimiento de entrada y salida por el puente Simón Bolívar de 35 mil personas. Ante el número de venezolanos, algunas de las entidades indicaron que los instrumentos para brindar asistencia humanitaria no son suficientes, por lo que evaluaran las instalaciones de albergues.

El director de la Cámara de Comercio de Cúcuta, Carlos Luna manifestó que el llamado es a la comunidad internacional para que ayude a atender la situación, hecho que se salió de la posibilidad de solución regional, debido a la cantidad de personas que llegan a diario.

Luena indicó que se realizó todo el acompañamiento necesario para buscar la solución al problema.

Se debe habilitar albergues temporales, como lo anunció en un primer momento la Cancillería, sin que los perímetros humanitarios se conviertan en un campo de refugiados, expresaron las autoridades y los gremios económicos.

Según El Tiempo de Colombia estas zonas serán similares al hogar Divina Pastora, en el que la comunidad católica arregló un hotel baldío para habilitar un comedor comunitario para repartir aproximadamente 2 mil almuerzos diarios.

El alcalde de Cúcuta, Cesar Rojas, informó que se buscará la ayuda de la ONU para los que viven y duermen en los espacios públicos, agregó que es un trabajo que se realizará en menos de 15 días.

El mandatario acordó aumentar los operativos en los semáforos y en algunos sectores para evitar las situaciones de riesgo como la prostitución o la explotación laboral de los menores de edad.

Disponible (H728x90)