Disponible (H728x90)

Mediante su cuenta en la red social Twitter (@luisvicenteleon), el Presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, dijo que “las empresas vivirán un proceso dramático para surfear la hiperhinflación“.

“Las empresas, igual que las personas, vivirán un proceso dramático de cambio en su accionar diario para surfear la hiperinflación. Ambos tendrán que buscar ajustes permanentes de sus ingresos y eso incluye ajustes de precios en empresas y ajustes salariales en trabajadores”, reseña un tuit del economista.

A su juicio, “no tiene sentido plantear una batalla contra los aumentos salariales, que además estarán rezagados frente al resto de los costos de producción”.

“Mientras más necesario sea elevar los salarios permanentemente para ayudar a la población trabajadora que ve pulverizado su ingreso producto de una inflación desbordada, más obvio es el fracaso del modelo que nos trajo hasta aquí”, añade en otro tuit el presidente de la encuestadora.

Asimismo, señala que el aumento salarial “es un analgésico clave para el dolor. Pero no resuelve para nada la enfermedad que lo origina”.

El pasado domingo 31 de diciembre de 2017, el presidente Maduro anunció un nuevo incremento salarial de un 40% que aplica a los pensionados, y el cesta ticket un 30 %, esto a partir del 2 de enero.

 

El aumento salarial es un analgésico clave para el dolor. Pero no resuelve para nada la enfermedad que lo origina. El problema no es la pastilla que te tomas (aumento salarial). Sino la que no te estas tomando (liberar y racionalizar la economía y promover la producción privada)

El incremento salarial es indispensable hoy y es absurdo oponerse. El problema es que sin aplicar un modelo de ajuste, abrir mercados, liberar cambio, estimular producción privada, obtener recurso frescos y rescatar confianza, será indispensable mañana, pasado y el día siguiente.

Mientras más necesario sea elevar los salarios permanentemente para ayudar a la población trabajadora que ve pulverizado su ingreso producto de una inflación desbordada, más obvio es el fracaso del modelo que nos trajo hasta aquí.

No tiene sentido plantear una batalla contra los aumentos salariales, por cierto indispensables, que además estarán rezagados frente al resto de los costos de producción. La lucha es por rescatar la racionalidad en el modelo económico: apertura de mercado y rescate de confianza.

Disponible (H728x90)