El Consejo Legislativo del Estado Bolivariano de Guárico (Clebg) y la Cámara Municipal de Ortiz realizaron una sesión especial para conmemorar el bicentenario de la Batalla de la Cuesta. La actividad se llevó a cabo este lunes en los espacios de la Plaza Bolívar del municipio Ortiz. Así lo informó la presidenta del parlamento, legisladora Migdalia Hurtado, quien resaltó la participación de los orticeños en éste acontecimiento que es de gran trascendencia para los guariqueños.

El parlamento otorgó al rector Berroterán la Orden Juan Germán Roscio Nieves en su Segunda Clase.

“En esta ocasión, el cuerpo legislativo sesionó para rememorar aquella fecha histórica para la Patria de Bolívar”, dijo la legisladora. Más adelante, Hurtado destacó que estas acciones formaron parte de la Campaña del Centro, cuyo objetivo principal era el control de los llanos centrales para tomar la ciudad de Caracas; así mismo indicó que a esta contienda se le llama la “indecisa”, puesto que no hubo un claro ganador; señaló además la importancia estratégica que tenía para la época el centro de los llanos guariqueños.

El orador de orden fue el rector de la Universidad “Rómulo Gallegos” (Unerg), José Luis Berroterán, quien en su discurso desglosó históricamente cómo ocurrió la Batalla de la Cuesta. Agregó que la Campaña del Centro fue decisiva para la Independencia de Venezuela, por lo cual, reconoció el papel que jugaron para la construcción de la República hombres de la talla de Simón Bolívar, Cedeño, Pedro Zaraza, entre otros. Del mismo modo, el profesor Berroterán significó la trascendencia de los hechos que marcaron la ruta libertaria de América.

La legisladora Migdalia Hurtado presidió la sesión especial que se desarrolló de la Plaza Bolívar del municipio Ortiz.

La Campaña del Centro fue la campaña militar emprendida por Simón Bolívar con el objetivo de conquistar la ciudad de Caracas. Los patriotas venezolanos habían conquistado la Guayana venezolana en 1817 y en Apure el Gral. José Antonio Páez dominaba la región. Bolívar deseaba con estos nuevos recursos terminar la guerra con una decisiva campaña sobre la provincia de Caracas, destruyendo al ejército realista del “pacificador” Pablo Morillo en su avance hacia la capital.