Productores campesinos de Guárico y Miranda sostuvieron un encuentro con el ministro del Poder Popular para Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas (Minppibes), Juan Arias, en el cual se realizaron demostraciones de maquinarias alternativas que podrán reimpulsar el desarrollo agrícola y la producción de alimentos de la zona para fortalecer la Gran Misión Abastecimiento Soberano (Gmas).

Arias enfatizó que en esta reunión “se ha dado un apoyo a la política del Gobierno en materia agrícola y de alimentación, facilitando la adquisición de maquinarias 100% venezolanas que servirán para respaldar el esfuerzo productivo de este pueblo heroico”, así lo dio a conocer desde las instalaciones del Colegio José Ramón Camejo, en Altagracia de Orituco, estado Guárico.

El presidente de la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela (Corpivensa), Sergio Requena, realizó una demostración de dos máquinas; una enlatadora manual y una procesadora de Alimentos Balanceados para Animales (ABA), ambas elaboradas por ingenieros de Planta Madre Wuanaguanare, empresa del Estado dedicada a la fabricación de equipos para el procesamiento de alimentos.

“Corpivensa tiene un papel importante para el desarrollo de los Consejos Locales Abastecimiento y Producción (Clap): acercar las máquinas hechas en Venezuela a los productores. Solo así podremos incrementar la producción y satisfacer las necesidades del pueblo”.

Asimismo, Planta Madre Wuanaguanare presentó dos máquinas de escala comunal: un molino de martillo construido con 80% de materia prima nacional, para procesar 40 kilos por hora de granos como arroz, maíz y café hasta convertirlos en harina; y un tanque de enfriamiento con capacidad de 500 litros que garantiza el almacenamiento de lácteos a los productores de leche.

“La idea nace como propuesta para entregársela a los productores en nuestras plantas y se coordinará la entrega a través de los proyectos Punto y Círculo de las empresas y a través de las comunas”, señaló Mariams Panutti, de Planta Madre Wuanaguanare.

Apoyo al trabajo campesino

El Ministro, en compañía de los constituyentes Fernando Soto Rojas, Pedro Arias, María Martínez y Gregoria Laya, escuchó los planteamientos y nudos críticos que enfrentan productores para levantar sus cosechas en la poblaciones de Orituco y Guaribe, en Guárico, y del sector Quebradón, en Cúpira, estado Miranda; y asumió el compromiso de elevar las propuestas y peticiones de los campesinos a los correspondientes ministerios.

El productor Francisco Contreras, de San Rafael, presentó las primeras muestras de cosecha de arroz, a pesar que las condiciones del terreno no fueran las óptimas para cosechar el rubro, y obtuvo cerca de ocho mil kilogramos por hectárea. “Es importante este encuentro porque estoy tratando de propagar la semilla entre los sectores campesinos que hoy nos acompañan, y así fortalecer la actividad agrícola. Además, la maquinaria que hemos visto hoy servirá de alternativa para desarrollar la economía nacional”.

En tanto, Roberto Marín, de la Unidad de Producción Familiar (UPF) Aromas y Sabores de mi Tierra, presentó al Ministro un proyecto para el procesamiento de cacao y café de forma artesanal. “Estoy satisfecho con el acercamiento que hemos tenido con el Ministro, ya que sabemos tendremos un apoyo para adquirir la maquinaria que ayudará a abastecer más a nuestro pueblo y a combatir la guerra económica”.

Por su parte, Fernando Soto Rojas, constituyente por el sector Pensionados y Pensionadas, señaló que este encuentro servirá para resolver carencias en el procesamiento de harinas y derivados lácteos. “Tenemos que apropiarnos de la ciencia para resolver los problemas que tenemos en materia de alimentación y, en paralelo, seguir avanzando en el proceso de reordenamiento de la economía a través del estado comunal”, enfatizó.

Esta actividad organizada por la fiscal municipal Karina Velazco y la alcaldesa Tania Sierra, de Altagracia de Orituco, se enmarca dentro del Plan Agroalimentario liberador para las localidades de Orituco, Guaribe y Quebradón. Asistieron aproximadamente 200 personas, entre campesinos, artesanos, miembros del poder popular y otras organizaciones sociales.