La Diócesis de la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta donó 250 mil hostias a la Iglesia Católica de Venezuela para que desde este Jueves Santo pueda celebrar los misterios centrales de la Semana Santa pese a la escasez que vive ese país y que afecta la producción de la forma consagrada.

Las hostias fueron llevadas ayer al Puente Internacional Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta y es el principal punto terrestre de paso entre Venezuela y Colombia, donde miembros de la Iglesia del país petrolero las recibieron de manos del obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa.

El objetivo de esto, según un comunicado de la Diócesis, es que en Venezuela, en este tiempo de la semana mayor, se puedan celebrar los misterios centrales de la fe cristiana.

Asimismo, la información agregó que esta no es la primera vez que la Diócesis de Cúcuta le dona hostias a la Iglesia Venezolana y destacó esta acción ya que considera que es importante atender también las necesidades que aquejan a la fe como consecuencia de este tiempo de crisis fronteriza.

Venezuela vive una crisis humanitaria que ha llevado a sus ciudadanos a abandonar el país en busca de alimentos y medicamentos, cuyo índice de desabastecimiento durante este año es de 91,6 %, según denunciaron varias organizaciones sociales durante las audiencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Bogotá el pasado 27 de febrero.