El Gobierno de Panamá anunció este jueves el retiro de su embajador en Venezuela, Miguel Mejía, y pidió al Ejecutivo venezolano que retire de la capital panameña a su embajador, Jorge Durán Centeno.

La vicepresidenta y canciller panameña, Isabel Saint Malo, dijo que la acción oficial se justifica en la “violación a los derechos humanos en Venezuela”, lo que no debería afectar a miles de ciudadanos venezolanos que residen en Panamá.

Saint Malo hizo el anuncio luego de que la administración del presidente Nicolás Maduro suspendiera actividades comerciales con 22 funcionarios y 46 empresas panameñas, reseñó DPA.

La interrupción de las actividades comerciales con funcionarios y empresas panameñas fue calificada por el Gobierno de Panamá como “una reacción política que carece de sustento, y se adopta fuera del marco jurídico internacional”.

Al respecto, Saint Malo dijo que el viernes el Gobierno panameño recibirá a líderes opositores venezolanos, para analizar la situación planteada entre ambos países.

Panamá incluyó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en lista de riesgo en materia de blanqueo de capitales.