En lo que va de año se ha incrementado en el número de denuncias debido a las condiciones precarias en las que se encuentran las morgues en el país. Cuerpos descompuestos aguardan meses a la espera de ser reclamados y en muchos casos no son retirados.

Una fuente, dedicada al sector funerario en el Municipio Juan German Roscio Nieves , que prefirió reservar su identidad, explicó al equipo reporteril del Nacionalista.com.ve que una de las principales causas que está llevando a las personas a no reclamar el cuerpo de sus familiares, son los altísimos precios que presentan los servicios velatorios. “Para nadie es un secreto el alto costo de la vida en Venezuela, esto dificulta el acceso a este tipo de servicios”, señaló.

El costo para la realización de las exequias y el sepelio puede oscilar entre 28 y 45 millones de bolívares, por la prestación de servicio completo donde incluyen: el retiro del cuerpo, capilla velatoria, servicios de cafetería, preparación del cuerpo, permisología y carrozas para el entierro.

Sólo el ataúd más económico puede costar 10 millones de bolívares, si es de madera, y entre 21 a 25 millones de bolívares los de metal.

Cada vez aumentan más los casos de cremación, así lo informó Carla Aponte Briceño, trabajadora de una reconocida funeraria en San Juan de los Morros , quien considera que ésto puede estar ocurriendo “ya que la gente no tienen como pagar el servicio funerario”.

Otros, por su parte, consideran que lo sucedido en las morgues del país es debido a la diáspora, dado que muchas familias venezolanas han debido migrar. “Muchas personas se han ido, no saben que sus familiares han fallecido o se les dificulta regresar para llevar el proceso”, expresó la fuente.

El trabajador de una funeraria ubicada en  la avenida Miranda de la capital Guariqueña acotó que estos casos de abandono pueden deberse a la falta de información por parte de los familiares. Explicó que las alcaldías y gobernaciones ayudan a cubrir partes de los gatos necesarios para el sepelio, de darse el caso. Este monto de ayuda puede abarcar un total de 6 o 7 millones de bolívares para casos como traslados de cuerpos y entierros.

Otro trabajador de una funeraria ubicada en la Fermin Toro, indicó que las alcaldías y gobernaciones deberían hacerse cargo de estos casos, porque deben garantizar apoyo a los sectores más desposeídos, para que den cristiana sepultura a sus deudos.