El Gobierno alemán afirmó hoy que el uso de armas químicas por parte del régimen sirio “no puede quedar sin castigo” e insistió en la unidad del bloque occidental, pese a que apuntó que cada país puede realizar “contribuciones diferentes” en la reacción frente a Damasco.

El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, hizo estas declaraciones en una rueda de prensa rutinaria, ante las preguntas de los periodistas después de que la canciller alemana, Angela Merkel, descartase ayer una intervención militar alemana en Siria, frente a los planes de EEUU, Francia y Reino Unido.

“Las contribuciones pueden ser distintas” entre países que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y quienes no los son, señaló el portavoz reflejando que Francia, EEUU y Reino Unido pertenecen a esa primera categoría y Alemania no.

Berlín está en “contacto estrecho y constante” con EEUU, Francia y Reino Unido, agregó Seibert, y subrayó que el Gobierno alemán mantiene con estos una gran sintonía.

“Espero haber dejado claro que estamos hombro con hombro con nuestros socios EEUU, Francia y Reino Unido”, señaló el portavoz, para concretar que su consenso se centra en que la presunta violación siria de la convención sobre el empleo de armas químicas no debe quedar impune y que ese acuerdo internacional no debe  “erosionarse”.