Las violentas protestas contra la reforma al sistema de pensiones dejan al menos 10 muertos en Nicaragua, informó la vicepresidenta Rosario Murillo.

Precisó que entre el  jueves y viernes “al menos 10 hermanos han fallecido” durante las jornadas de protesta que calificó de “asonadas” y “asedio” de parte de personas interesadas en “romper la paz y la armonía”.

El gobierno está dispuesto a dialogar con los manifestantes sobre la propuesta de aumentar las contribuciones de trabajadores y patronos al sistema estatal de pensiones, que desató la ola de protestas iniciada el miércoles, argumentó la alta funcionaria.

Daniel Ortega tiene previsto anunciar hoy sábado realizar un  llamado al diálogo y pondrá “sobre la mesa todos los temas, incluso el de la seguridad social (…) porque no son propuestas concluidas”, dijo Murillo.

El gobierno acogió la propuesta del sector privado de dialogar para evitar que se siga “derramando sangre”, dijo.