El ganador del Oscar, Nicolas Cage no le va muy bien en la industria cinematográfica en los últimos años, tanto que es considerado como uno de los actores no rentables de Hollywood.

Hace poco, el intérprete de Leaving Las Vegas insinuó que dejará de actuar dentro de tres o cuatro años para dedicarse a estar detrás de las cámaras y centrarse en su carrera como director de películas. Así lo aseguró Cage durante la promoción de su nueva película Primal cuando le preguntaron sobre el futuro de su carrera.

“En términos de producir y dirigir, sí, vuelvo a la producción. Mi compañía, Saturn Films, está involucrada en todas las películas que estoy haciendo ahora. Ahora mismo, principalmente soy un actor y voy a continuar haciéndolo durante tres o cuatro años más y me gustaría centrarme más en dirigir”, afirmó.

Cage ya tiene experiencia detrás de las cámaras, dirigió en el año 2002 la película Sonny protagonizada por James Franco. Por ahora, el actor todavía tiene algunos proyectos por estrenar. Además de Primal, también podremos verle en Running with the DevilA Score to SettleBetween Worlds#211 y en los filmes de animación Teen Titans Go!To the Movies y The Croods 2.

“Tengo múltiples razones por las que querer trabajar. Una de ellas es que, siendo descaradamente sincero, puedo ser un poco autodestructivo si no estoy centrado en mi trabajo”, reconoció Cage durante la entrevista.