La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) alertó hoy de las “consecuencias catastróficas” de la escalada de la violencia en el campo de refugiados de Al Yarmuk y sus alrededores, en el sur de Damasco.

“Al Yarmuk y sus habitantes han aguantado un dolor y un sufrimiento indescriptibles a lo largo de años de conflicto. Estamos profundamente preocupados por el destino de miles de civiles, incluidos refugiados palestinos, después de más de una semana de un aumento dramático de la violencia”, dijo el comisionado general de la UNRWA, Pierre Krähenbühl, en la nota.

El reciente aumento de las hostilidades ha causado muertos y heridos y ha provocado el desplazamiento de unos 5.000 civiles de Al Yarmuk hacia el vecino barrio de Yalda, de los que 3.500 son refugiados palestinos, indica el texto.

No obstante, todavía hay civiles atrapados en el campo que necesitan de forma acuciante un corredor seguro para salir.

Por otro lado, las familias que han logrado alcanzar Yalda se han visto obligadas a dormir en la calle o en refugios temporales.

La UNRWA agregó que hay informaciones que apuntan que miles de casas han sido dañadas por los intensos bombardeos y disparos de artillería en Al Yarmuk.