El ex gobernador del estado Táchira, César Pérez Vivas, condenó el uso “ilegal” de la tarjeta verde como respaldo al candidato presidencial Henri Falcón.

“COPEI es víctima de un atraco a su tarjeta y todos nosotros rechazamos la confiscación que el régimen ha hecho, a través de unas contadas personas que se han prestado para una burda maniobra”. Dijo Pérez Vivas.

Agregó que con el correr del tiempo y debido a su creciente rechazo, el régimen ha ido “afinando” los mecanismos “fraudulentos” hasta llegar a un nivel en los cuales es imposible desarrollar una acción política medianamente competitiva.

El ex mandatario regional explicó que el régimen, para mantenerse inconstitucionalmente en el poder, pasa por irrespetar los lapsos electorales y de esta manera impedir la preparación y organización de candidaturas, obstaculizando el voto de los más de cinco millones de venezolanos que se encuentran en el exterior, inventando normas contrarias a la Constitución, con instrumentos de control y chantaje social como el Carnet de la Patria para influir en el voto; y lo que a su juicio es más grave hasta ahora, alterando los resultados como aseguró, sucedió en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente.

“La misma empresa Smartmatic ya había señalado que se había forjado por primera vez los resultados en cuanto al  número del voto emitido, está denunciando la existencia de un fraude tecnológico imposible de auditar; bajo estas circunstancias, es imposible asistir a este proceso que abruptamente adelantó el régimen”.

En ese sentido recalcó que demócratas cristianos ratifican su rechazo a la “emboscada” electoral del 20 de mayo. “Nunca, como en esta oportunidad, se había presentado un conjunto de violaciones constitucionales y de trampas para un proceso electoral”, advirtió el dirigente.

Para el ex gobernador del estado Táchira, todo el empeño que el presidente de la República, Nicolás Maduro, está poniendo en presentar el evento del 20 de mayo como una elección democrática que le dé un piso de legitimidad, está totalmente evidenciado.

Subrayó, en este sentido, que la negativa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de enviar una delegación para observar el proceso y la transparencia del mismo, ratifican las denuncias hechas por dirigentes de la oposición sobre la desconfianza que generan estos comicios.

“Estas elecciones no ofrece ninguna garantía  a la sociedad democrática y por eso la inmensa mayoría de los dirigentes de la democracia cristiana rechazamos, tanto la emboscada del 20 de mayo, como la usurpación de la tarjeta verde por quienes de manera ilegítima han sido designados por el gobierno para representar a un partido sin el consentimiento de la mayoría de la dirigencia de las bases y militantes”, concluyó  Pérez Vivas.