Al menos 23 civiles, entre ellos diez menores de edad, murieron hoy por bombardeos de aviones no identificados en una localidad controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la provincia siria de Al Hasaka, en el noreste del país.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que esta madrugada aviones “que se desconoce si son iraquíes o de la coalición internacional”, liderada por EEUU, lanzaron ataques aéreos contra la localidad de Al Qasr, ubicada en el sur de la provincia citada.

La mayoría de las víctimas mortales son personas de edad avanzada y pertenecientes a dos familias, indicó la ONG.

El Observatorio agregó que el número de muertos podría aumentar debido a la gravedad de los heridos, aunque no especificó el número exacto.

En la zona bombardeada hoy viven desplazados iraquíes, así como sirios que huyeron durante la ofensiva contra la provincia de Deir al Zur (noreste).

El pasado 19 de abril, el Ejército iraquí dijo que bombardeos realizados por sus aviones en Siria contra yihadistas causaron la muerte de 36 miembros del EI, entre ellos varios dirigentes.

Este ataque coincide con el anuncio del lanzamiento de la fase final de la ofensiva “Tormenta de Al Yazira”, liderada por las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) -una alianza armada integrada mayoritariamente por milicias kurdas y apoyadas por la coalición internacional comandada por EEUU- en la frontera siria e iraquí para eliminar la presencia de los yihadistas.