El establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y República Dominicana, anunciado este martes en Pekín, refuerza la posición del país asiático en Latinoamérica y el Caribe y debilita el principal bastión exterior de Taiwán, que cuenta ahora con 19 aliados internacionales.

El complejo residencial para huéspedes diplomáticos de Diaoyutai, en la capital, fue el escenario en el que el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Qishan, y el canciller dominicano, Miguel Vargas, rubricaron los nuevos lazos entre los países y anunciaron la apertura de embajadas e intercambio “inmediato” de embajadores.

República Dominicana se ha sumado así a una tendencia iniciada por otros países que en poco menos de año y medio han decido estrechar lazos con China en detrimento de Taiwán, como Panamá el pasado junio, o Santo Tomé y Príncipe en diciembre de 2016.

Las oportunidades económicas que supone mantener lazos con la segunda potencia económica mundial es el argumento principal que han esgrimido estos países para adherirse al principio de “una sola China”, reconociendo que el Gobierno de Pekín es el único legítimo y que Taiwán forma parte del “territorio inalienable” de China.

“Se abre una nueva etapa estratégica con la mirada puesta a contribuir en el progreso de nuestro país”, subrayó el canciller dominicano, que espera que se estreche la cooperación “en materia de comercio, inversión, financiación, turismo y educación”, entre otros sectores. Vargas explicó que el fin de más de 75 años de relaciones con Taiwán supone “un paso de avance en la ejecución de una política exterior dominicana más asertiva”, pues aunque el país ya tenía una oficina comercial en Pekín, los lazos fomentarán la cooperación y están en línea “con los intereses nacionales”.

El ministro de Exteriores chino, por su parte, subrayó que el establecimiento de relaciones ofrece “oportunidades sin precedentes para el desarrollo de República Dominicana”, que se irán concretando según evoluciona la relación.

Wang Yi destacó además que el nuevo aliado diplomático de China “es la mayor economía de Centroamérica y el Caribe” y tiene “una importante influencia en los asuntos regionales”.