Una persona murió este martes después de que un edificio de 24 plantas se derrumbase en el centro de Sao Paulo durante un incendio de grandes proporciones que también afectó a un predio vecino, según los bomberos.

El edificio, una antigua sede de la Policía Federal, estaba ocupado por unas 50 familias y al menos tres personas podrían estar desaparecidas, de acuerdo con las autoridades.

“Hay posibilidad de otras víctimas”, afirmó el coronel del Cuerpo de Bomberos Max Mena, en declaraciones recogidas por medios locales. La única víctima mortal confirmada por el momento es un hombre que estaba siendo rescatado por los bomberos cuando la estructura se desplomó.

“Estábamos intentando salvarlo, pero desgraciadamente se vino abajo junto con el edificio. Fue un intento rápido, habilidoso, por cuestión de segundos no lo conseguimos”, agregó Mena.

Las llamas comenzaron sobre las 1:30 hora local y el fuego se esparció rápidamente por el resto de plantas y afectó a un edificio vecino, ambos situados en el centro de Sao Paulo.

Unos 160 bomberos se encuentran en la zona para combatir las llamas del segundo edificio, que fue evacuado y por el momento no corre riesgo de derrumbarse. El desplome de uno de los edificios también provocó daños en una iglesia próxima, que tuvo una parte de su estructura damnificada.

El gobernador de Sao Paulo, Márcio França, afirmó que el derrumbe del edificio era una tragedia “prevista” debido a sus malas condiciones, pero resaltó la batalla “judicial” existente para intentar retirar a las personas que viven en ese tipo de predios.