El “ministerio” del Vaticano que se ocupa de inmigrantes ha elaborado un plan para la acogida, protección e integración de los venezolanos que se ven obligados a salir de su país y que será presentado el próximo lunes en la Santa Sede.

El programa que se ha llamado “Puentes de solidaridad – Plan pastoral integrado para asistir a los inmigrantes venezolanos en Sudamérica” se ha creado en respuesta a una petición del papa Francisco y ha implicado a las Conferencias episcopales de ocho países latinoamericanos, reza un comunicado de la oficina de prensa del Vaticano.

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano integral, que se ocupa de inmigración, quiere con este programa dar respuestas concretas a los desafíos que presenta la inmigración masiva de venezolanos.

Se ocuparán así de “todas las fases de su desplazamiento, desde su salida a su llegada a otros países o su eventual regreso a Venezuela”.

El próximo lunes, añade el comunicado, también será presentado el curso de “Advocacy” (Patrocinio) para formar a los trabajadores de las conferencias episcopales.