“Es muy importante que la Conferencia Episcopal Venezolana haya aclarado que no llama a la abstención. Eso lleva tranquilidad a mucha gente que se debatía entre el imperativo interior de votar para ponerle fin al desastre de Maduro y la duda creada sobre la posición de la Iglesia”.

Así lo expresó el analista político Carlos Raúl Hernández, al referirse al anuncio hecho por el cardenal Jorge Urosa Savino, en relación al reciente pronunciamiento de la Conferencia Episcopal sobre las elecciones del domingo.

“Las elecciones en regímenes autoritarios siempre son cruciales porque un revés es un paso al infierno. Y en este caso, tenemos que por primera vez hay un candidato presidencial que se lanza a nombre de una tendencia religiosa, cosa cuyas implicaciones merecerían una discusión porque nunca había ocurrido en Venezuela”, agregó.

Por otra parte el experto señaló que el Gobierno debe comprometerse ante el país y la comunidad internacional a dejar muy claro que “si pierde, como todo parece indicar, reconocerá su derrota. En mi caso no tengo dudas de que si ocurriera lo contrario, Henri Falcón haría lo propio y no pondría al país en vilo”.