El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, denunció la distribución a los venezolanos de alimentos “no aptos” para el consumo por parte del Gobierno de Nicolás Maduro y presentó como prueba el decomiso de 400 toneladas de víveres en el puerto de Cartagena de Indias.

En una declaración que dio en la Casa de Nariño, Santos reveló que ayer la Policía Fiscal y Aduanera y otros organismos de control colombianos “decomisaron en Cartagena casi 400 toneladas de alimentos no aptos para consumo que iban a ser repartidos por esos comités políticos de control social en Venezuela”.

El mandatario aseguró que ese decomiso “es la punta del iceberg de un negocio despreciable que involucra empresas de fachada en Colombia, México y muchos otros países”.

Santos también acusó a Maduro de pagar a ciudadanos colombianos para que obtengan una cédula de ese país y voten en las elecciones de este domingo en las que al presidente de la República.

“Por fuentes de inteligencia confiables, tenemos conocimiento de un plan del régimen de Maduro, en marcha desde finales del año pasado, para cedular y trasladar ciudadanos colombianos para que voten el próximo domingo 20 de mayo”, dijo Santos en su declaración.

Asimismo, explicó que el plan detalla “la forma, los procedimientos y los pagos a efectuar para garantizar el movimiento de los votantes y su voto a favor de Maduro”.

El pasado lunes, el presidente Maduro llamó “imbécil” a su par colombiano, Juan Manuel Santos, por su postura al decidir no reconocer el resultado de las elecciones venezolanas, que se celebrarán este domingo.