El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aplazó la entrega, prevista para este viernes a la Asamblea Nacional, del proyecto de enmienda a la polémica Ley de Comunicación, conocida por los críticos como “ley mordaza”.

Fuentes parlamentarias confirmaron que no estaba previsto en la agenda de la Asamblea la recepción de ese proyecto de ley y que al parecer el documento se entregaría al Legislativo el próximo lunes, informó Efe.

El jefe de Estado anunció la entrega del proyecto de enmienda para este viernes, en su discurso del pasado lunes a la nación retransmito por los canales de televisión.

No obstante, esa actividad no figuraba en su agenda oficial de trabajo y la Presidencia no ha informado de las razones para su exclusión en esta jornada.

El proyecto de enmienda busca reformar la legislación aprobada en 2013 por el anterior presidente Rafael Correa y en su propuesta figura la eliminación de la Superintendencia de Comunicación (Supecom).

Largamente demandada por los medios privados de comunicación como símbolo de cambio y democratización, Moreno anunció que con las reformas habrá “regulaciones claras” para garantizar la libertad de prensa de acuerdo a estándares internacionales.

La enmienda plantea asimismo una “optimización del sistema de comunicación”, de forma que se distinga claramente entre “medios públicos, privados, y comunitarios o ciudadanos”.

En una reciente visita a Ecuador, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) concluyó que Moreno había cambiado el “ambiente”, pero que el cambio sólo se produciría realmente con la eliminación del “esquema represivo” y de la Supercom.

Al anunciar su propuesta, Moreno consideró en ese sentido que la libertad de expresión es “un derecho que no debe ser objeto, ni de control ni de vigilancia, sino de protección por parte del Estado”.