El jefe de campaña del candidato opositor venezolano Henri Falcón, Claudio Fermín, expresó hoy su preocupación por las irregularidades, que ya suman 900 denuncias, que estarían siendo cometidas por el oficialismo en los colegios electorales y que incluyen la compra de votos.

“No podemos ocultarle al país nuestra preocupación porque las instituciones que regulan el proceso, el CNE y el Plan República, han sido rebasados por las irregularidades”, dijo el político opositor en una rueda de prensa ofrecida poco antes de la hora de cierre reglamentaria para los centros de votación.

El reclamo principal de Fermín se refirió al pago del bono anunciado por el presidente y candidato a la reelección, Nicolás Maduro, para que votaran libremente, pero que es leído por sus detractores como la compra de la voluntad del elector con recursos públicos.

“La oferta del candidato Maduro comenzaba a reñir con la ley y con la ética, Maduro había ofrecido a los electores pagarles su voto, dar un bono por el voto, y bajo un lema edulcorado de ‘amor con amor se paga’, se estaba incurriendo en un delito y en una conducta realmente grotesca”, dijo.

Recordó el caso de dos diputados opositores de la representación indígena, suspendidos a los pocos días de su elección, en 2015, por supuestamente haber comprado votos en las afueras del colegio, invalidando sus victorias hasta que concluyera una investigación que tres años después no ha dado resultados.

Reiteró además la denuncias del abuso de los mecanismos para asistir a los votantes y que “el acompañante en vez de asistir a una persona que solicitaba su compañía, terminaba asistiendo a 100, 300, 50 electores, es decir se convertía el voto asistido en un verdugo”, dijo.

El comando de campaña de Falcón ha documentado, indicó, más de 900 irregularidades en todo el territorio nacional y que pese a que las autoridades se han referido a estas como algunas incidencias, la evaluación de los opositores es que es una modalidad generalizada que burla la norma electoral.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE), Tibisay Lucena, aseguró horas antes que las denuncias hechas por los candidatos sobre las violaciones a las normas y los acuerdos de garantías electorales son nada en comparación a otros procesos.

En algunos centros de votación los oficialistas han instalado las carpas para asistir y registrar a los electores, conocidas como puntos rojos, en las puertas de los centros y en algunos casos, dentro de los propios colegios, pese a que ayer fue prohibido por la autoridad electoral.