El economista Leonardo Buniak aseguró a medios nacionales que un elemento de incertidumbre sobre el proceso de reconversión monetaria es que el sistema bancario nacional aún no cuenta con las piezas de efectivo que reemplazarán a la actual familia de monedas y billetes.

“No existe información fidedigna de si las piezas de billetes y monedas van a estar disponibles para la fecha. No hay información de que hayan llegado a Venezuela los billetes que se adquirieron para tal fin”, aseguró. 

Explicó que la iniciativa del Banco Central de Venezuela (BCV) forma parte de una decisión “apresurada” y opinó que para resolver el problema de la falta de efectivo, habría bastado con que el ente emisor hubiera ampliado el cono monetario mediante la puesta en circulación de billetes de 200.000, 500.000 y 1.000.000 de bolívares.

“Creo que van a ocurrir dos cosas. Uno, se va a prorrogar el actual cono monetario; y dos, se va a decretar una convivencia de ambos conos monetarios que pudiera durar entre seis meses y un año”, sostuvo.

Vaticinó que si no se prorroga el actual cono monetario antes del 4 de junio habrá una “verdadera” crisis de efectivo.

“En la actualidad están en la calle cerca de 3.000 millones de piezas de billetes que tendrían que ser reemplazados para quedar más o menos como estamos hoy. Si se emiten 3.000 millones de piezas de billetes al 4 de junio y no se hace un incremento sustancial, vamos a quedar como estamos hoy, con un problema de crisis de efectivo. Sin embargo, esa cantidad de billetes no luce que será posible tenerla para el 4 de junio”, advirtió.

El presidente del Consejo de Economía Nacional, Efraín Velásquez, precisó  que el periodo de adaptación por el Ejecutivo ha sido muy corto en comparación con la pasada reconversión monetaria de 2008, ya que en ese entonces Ejecutivo dispuso de un año para adecuar todo los sistemas.

“Quizás la reconversión entre en la sociedad sin los billetes adecuados, es decir, se va utilizar el cono monetario anterior y todas la organizaciones privadas y no financieras quizás no contarán con la tecnología adaptada a la nueva realidad. Eso pudiera generar algunos inconvenientes momentáneos”.

Recalcó que los cajeros automáticos deben adaptarse a los nuevos billetes, pero afirmó que éstos no han llegado al territorio venezolano. “Vamos a tener un periodo con un cono monetario dual y el sistema de pagos se verá afectado”, insistió.

El experto indicó que la población venezolana ha aceptado implícitamente desde hace un tiempo la reconversión monetaria.

“La sociedad ha cambiado su vocabulario. Antes de que esto fuera anunciado, la gente, en términos generales, le había quitado tres ceros a las cantidades. La sociedad ya aceptó este nuevo cono monetario”.

Recomendó al BCV dar una prórroga para que todos los sistemas tecnológicos puedan ser adaptados apropiadamente y a su vez el ente emisor tendría tiempo para que el nuevo cono monetario ingrese al sistema económico.

Estas son las nuevas piezas del cono monetario que circularán a partir de este 4 de junio