El presidente argentino, Mauricio Macri, inauguró hoy la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G20 con un llamado a salir de las declaraciones “cómodas” para adoptar decisiones importantes ante los desafíos que enfrenta el mundo.

“Espero que salgamos de las declaraciones amplias, cómodas, y nos metamos un poco en definir cosas más precisas antes de la declaración final de los líderes”, declaró Macri al inicio de la cena de trabajo de los diplomáticos en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, en Buenos Aires, indicó DPA.

El mandatario urgió a adoptar “definiciones importantes” frente a los desafíos que surgen en materia de educación y trabajo, al tiempo que subrayó que el eje del debate debe estar centrado en la gente y en cómo lograr la equidad y la sostenibilidad.
“Estamos viviendo en un siglo en el que las cosas se aceleran a velocidades que nos superan a todos cada vez más y el desafío nuestro es, justamente, bajar los miedos y convencer a la gente que uno puede ser parte del mundo que nos desafía”, sostuvo.
El encuentro de cancilleres del G20, integrado por 19 países y la Unión Europea (UE), continuará este lunes con sesiones plenarias a puertas cerradas para analizar los temas más importantes del escenario internacional, además de las prioridades de la presidencia argentina del grupo.
Argentina preside este año el G20, en “uno de los desafíos mas grandes de nuestra historia”, destacó Macri, en medio de la crisis financiera que atraviesa el país sudamericano y lo llevó a solicitar un rescate al Fondo Monetario Internacional (FMI).
“Tenemos un compromiso con la cooperación internacional, con el multilateralismo y con la gobernanza mundial”, aseguró el jefe de Estado.
Asisten al encuentro del G20, la tercera cita ministerial del año luego de las dos reuniones de jefes de Finanzas, los cancilleres de Alemania, Heiko Maas; China, Wang Yi; Japón, Taro Kono; Australia, Julie Bishop; y el secretario de Estado para Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson; entre otros.
El subsecretario de Estado norteamericano, John Sullivan, participa en representación del secretario de Estado Mike Pompeo. En tanto, el canciller ruso, Serguei Lavrov, canceló a último momento su participación y envió a un representante.