Una nueva orden ejecutiva avalada ayer por la administración de Donald Trump, está orientada a “arreciar las sanciones dirigidas a dejar al Gobierno de Nicolás Maduro, sin efectivo que pueda conseguir en el mercado internacional y en el cual Estados Unidos tenga injerencia”, sostuvo el economista y analista Alexander Guerrero.
La medida, publicada por el Departamento del Tesoro, prohíbe la compra de obligaciones de deuda venezolana, entre ellas las de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), fundamental para la economía nacional. Asimismo limita “la venta, transferencia, cesión, compromiso, como garantía por parte del Gobierno de Venezuela de cualquier participación accionaria en alguna entidad en la que el Gobierno de Venezuela tenga acciones del 50% o más”. 
La orden ejecutiva de Trump es una profundización del decreto que hace nueve meses prohibió al sistema financiero de EEUU la compra de bonos y deuda del Estado venezolano y de ¨Pdvsa y vetó a los bancos la concesión de nuevos créditos.
Asimismo en marzo prohibió también cualquier tipo de transacción con el petro, asegurando que se trata de un intento de eludir esas sanciones.
Alexander Guerrero, economista y analista financiero, indicó que “las sanciones van dirigidas a dejar al Gobierno sin efectivo. Es importante lo que pasa con Citgo, empresa refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina, lubricantes y petroquímicos en los Estados Unidos y es la mayor filial de Pdvsa y las posibilidades de que no pueda negociarla”.
Venezuela entregó a la empresa rusa Rosneft el 49,9 % de Citgo en garantía a cambio de un préstamo por 2.800 millones de dólares hace dos años, precisó. El 50,1% restante de las participaciones de Citgo es el colateral para los tenedores del bono 2020 de la estatal Pdvsa.
 Y “aparentemente”, confió el especialista, “la única fuente que podría tener el Gobierno es a través de la negociación con Citgo, esa transacción sería con una triangulación de una empresa americana, y una empresa rusa que también está bajo sanción” lo que dificultaría la negociación.
En adición, sostuvo, “hay intentos de que una transnacional canadiense de oro y la petrolera ConocoPhillips quieran asegurar con Citgo el pago de la demanda”, ventilada y dictaminada en los centros de arbitraje internacional.
Aislamiento 
 
Observó el economista “un escenario financiero difícil porque la decisión de Trump incluye las transacciones digitales”, y ello abarcaría al petro. Refirió que en fecha reciente, Maduro cuantificó los montos transados en esa moneda.
Sin embargo, confió, “no hay noticias ciertas de que haya habido transacciones. Hay mucha opacidad en la información financiera oficial al retirar la data sobre los balances financieros del Banco Central de Venezuela (BCV)” y cifras sobre el comportamiento económico.
Pareciera, apuntó, que el mismo Gobierno “se ha aislado de los organismos financieros internacionales”. En su opinión, “si el gobierno se hubiese acercado al Fondo Monetario Internacional (FMI) y hubiese consignado información que esa instancia solicitó, estuvieran en conversaciones para un acuerdo futuro; y eso ya no lo puede hacer”.
¿Intervención? 
 
Guerrero argumentó que “con este decreto, EEUU cierra prácticamente todas las fuentes de potencial ingreso” del país. Es una especie de estrangulación financiera”.
Consideró además el investigador, que “todo pareciera indicar que se está creando un ambiente de intervención cuyo nombre y apellido es: carácter humanitario”. 
Se “aprieta financieramente al gobierno y esto repercute en el país completo. Tendría que haber un mecanismo que permitiera asistencia humanitaria a Venezuela, a través de organismos o una comisión de países que faciliten esa ayuda”, resaltó.
Esto “permitiría a la población contar con alimentos y medicinas; eso sería una intervención y no una invasión”. Estamos hablando de una situación sin precedentes y muy difícil para el gobierno y sus habitantes.
“Si por ejemplo se decide la salida de 4 o 5 barcos, procedentes de México, Chile, Argentina, Estados Unidos, cargados con alimentos y medicinas, el gobierno de Maduro no podría negarse a la ayuda humanitaria”.
Entretanto, añadió, está el factor geopolítico y la actuación que darían los países aliados de Venezuela, entre ellos Rusia y China, que ha adoptado una posición moderada.
Por otra parte, la experta en asuntos latinoamericanos Andrea Saldarriaga, analizó los alcances de las nuevas sanciones de la administración Trump al gobierno. “Al enfrentar el tema de la deuda y los colaterales atados a la misma, Estados Unidos busca reducir la liquidez tanto del gobierno de Venezuela como de las personas que son dueñas de algún tipo de deuda de dicho país”, citó AFP.
De esta manera, afirmó, “reducen el margen de maniobra del gobierno y de sus seguidores o aliados en el mercado de Estados Unidos y, por ende, en los mercados internacionales”.
El gobierno de Trump había prometido más temprano “rápidas medidas económicas y diplomáticas” para contribuir al retorno de la democracia en Venezuela, tras tildar de “farsa” la votación del domingo.