“Volvió la modalidad de todo a mil, pero versión inflacionaria porque ahora todo cuesta mínimo un millón”, soltó un comprador en pleno centro de San Juan de los Morros  rodeado  de algunos productos que no podía costear.

Ya la mayoría de los  artículos  alimenticios superaron la barrera del millón: desde un paquete de arroz hasta un jabón Azul en pasta para lavar la ropa. No importa el rubro ni el lugar. Por igual en mercados a cielo abierto, supermercados y  en mesitas de “bachaqueros”, cualquier producto se ve marcado con cifras de 7 dígitos, superando al salario mínimo nacional.

En la mayor parte del estado Guarico es común escuchar el lamento de los compradores ” TODO ESTA CARO DONDE IREMOS A LLEGAR”.

Yesenia Margarita madre de dos Niños salió como de costumbre a hacer su compra en el Municipio Juan Germán Roscio Nieves y Pareciera que nada le ha cambiado en su rutina todo lo contrario según sus palabras una cosa era antes de las elecciones y otra luego de saber lo que paso en Venezuela. Camino y camino  por los principales comercios  para llevar “graneados” los productos que realmente necesito para mantener a mis hijos, Pero ayer se dio cuenta de que el escenario se agudizó: la harina de maíz precocida la consiguió en 1 millón de bolívares, el paquete de arroz de una marca que no reconocía también costaba lo mismo, el litro de aceite lo vio en Bs. 1.500.000 y, para rematar, el cartón de huevos en un millón 400 y un Millón seiscientos 1.600.000

“Hay que tener una millonada para comprar comida ahorita. En mi casa nos reunimos e hicimos una lista de los productos que vamos a consumir para comprarlos de poco en poco. Medio kilo de arroz, medio cartón de huevos y el aceite ya veremos, porque todo cuesta un ojo de la cara”, dijo esta ama de casa, en  el casco central de la capital Guariqueña.

Los precios “golpean” los bolsillos. El paquete de 1 kilogramo de harina leudante está en 1.400.000 bolívares, como “muy barato”. Un litro de leche se perdió de vista: Bs. 1 millón 400 mil marca la botella. La margarina ya subió a 1.500 mil bolívares.

Con la compra de tan  solo uno de estos  productos “disuelve” el salario mínimo actual, fijado en Bs. 1.000.000, tras el reciente aumento del 95% aprobado por el Presidente Nicolás Maduro a inicio de mes. Por igual se ajustó el cestatique, llevándolo a 1 millón 500 mil bolívares. Monto que  tampoco permite adquirir los productos “millonarios” que conforman  la cesta básica.

Aún así, con ambos montos una persona no podría costear más de 3 productos básicos para su alimentación. 

Las verduras dieron también su  salto. En los mercados ubicados en la avenida Bolivar en san Juan,  las papas llegaron a los 900 mil bolívares por kilogramo. Los tomates están costando un millón Bs. 1.000.000 el kilo, también el de repollo y el de pimentón. La más lejana  al millón de bolívares  es la zanahoria, que se estacionó en los  Bs. 600 mil.

Incluso las salsas, condimentos y aderezos están a un paso de unirse al “equipo millonario”. Un frasco de salsa de tomate se consigue hasta en Bs. 900 mil bolívares, mientras que el de  adobo se ve en  700.000 bolívares. Entretanto que el queso fundido se ve en los estantes en Bs. 1 millón 180 mil.

Pero los productos de limpieza del hogar se dispararon por igual. El medio kilogramo de jabón en polvo para lavar la ropa oscila entre el millón y medio de bolívares, mientras que el empaque de 1 kg llega a los Bs. 2 millones 500 mil.

“Nos quedaremos con la ropa y la casa sucia porque es una exageración lo mucho que cuesta. Tengo una semana sin lavar porque no había tenido para comprar el detergente,  pensé que me saldría mejor comprar una panela de jabón pero quedé fría cuando le vi el precio: 950 mil bolívares”, relató Clara Martines de Gomez, quien contó que el cloro le costó la semana pasada Bs. 700 mil, al igual que un litro de desinfectante y lo mas triste es que los guariqueños estamos ciegos, sordos y mudos y no tenemos derecho  a quejarnos ante nadie ya que según este es un estado Chavista según los últimos resultados electorales donde dicen que los gauriqueños votamos por este modelo económico que cada día esta acabando con las familias.