Definitivamente la carne quedó para que la consuman solo las personas adineradas. A cuatro millones de bolívares se vende el kilo de este rubro alimenticio en cualquiera carnicería del estado Guárico.

Los mismos expendedores están conscientes de que el precio es muy alto, por eso la mayoría de los propietarios de carnicerías en San Juan de los Morros  han optado por no comprar la misma cantidad que regularmente obtenían, porque saben que no hay clientela suficiente para pagar esa cantidad por un kilo de carne, que como es de imaginarse no alcanza para comer un mes.

“Yo no pierdo mi tiempo, aquí no viene gente con tanto real”, comentó uno de los carniceros  ubicado en la avenida los llanos.

Un padre de familia que gane sueldo mínimo, más la cesta ticket, difícilmente podrá llevar la comida necesaria a su hogar para alimentar a sus hijos, porque todo está súper costoso.

Por ejemplo el kilo de hígado se está ofreciendo en dos millones 800 mil bolívares. Del rubro cárnico lo único que se consigue más barato son los pellejos, que cuestan entre 400 mil bolívares el kilo  y 750 mil.

En el principal mercado del Municipio Juan Germán Roscio Nieves un joven le pidió el favor a un expendedor de una de las carnicerías que allí funcionan de que le vendiera 60 bolívares de pellejo, pero este se negó argumentando que pierde.

En este mercado popular el kilo de queso se ofrece en dos millones de bolívares y ningún grano baja del millón de bolívares. Un cartón de huevos cuesta un millón 700 mil. Todo este panorama indica que los pobres tienen prácticamente prohibido consumir proteínas.

La gente camina de un lado a otro preguntado precio, pero en todos lados sale espantada. El azúcar la venden en 380 mil bolívares, el arroz en 800 mil y el , aceite en un millón 500 entre otros rubros de primera necesidad.

Solo quien tenga dinero en efectivo puede llevar algunos productos alimenticios. En los alrededores del mercado el queso se ofrece en 700 bolívares y el cartón de huevos al mismo Precio. Por un kilo de azúcar se llega a pagar hasta cien mil bolívares.

Sin embargo como es de conocimiento público, solo muy pocos tienen la posibilidad de acceder al dinero en efectivo, por lo que se ven obligados a pagar precios muy altos con las tarjetas de débito o de crédito.