Pese a la tregua planteada por el presidente Michel Temer y a la rebaja del Diesel propuesta por Petrobras, los camioneros de Brasil continúan hoy, por cuarto día consecutivo, en huelga por el elevado precio del diesel, lo que ha agravado el desabastecimiento de combustibles en el país.

Los líderes de los camioneros dijeron ayer que el anuncio de Petrobras, de reducir el 10 % del precio del diesel por 15 días, no resuelve el problema, por lo que señalaron que el paro continuará.

A las 9.00 hora local (11.00 GMT) las protestas se concentraban en 20 estados de Brasil.

Con la insistencia de los camioneros en mantenerse en paro la falta de combustibles en el país se agravó.

Según el Sindicato del Comercio Minorista de Combustibles de Río de Janeiro (Sindcomb), al menos la mitad de los puestos de la ciudad estarán sin alguno de los tres combustibles (gasolina, diesel o etanol) este jueves.

En Brasilia y Sao Paulo la falta de gasolina ha generado caos en los puestos de servicio donde escasea el combustible, por lo que los conductores hacen inmensas filas para poder abastecer sus vehículos.

En el Distrito Federal el problema se extendió al gas de cocina que también comienza a faltar y aunque aún no ha subido su precio, hospitales, presidios y centros comerciales no consiguieron hacer los abastecimientos que ya estaban programados.

En los aeropuertos del país la situación también se torna más difícil. En Brasilia, donde se requieren 20 camiones de gasolina diarios para abastecer la flota de aviones, solo han llegado 9 y en Sao Paulo, el aeropuerto de Congonhas avisó que solo tiene combustible hasta este viernes en la noche.

La falta de combustible ha llevado a reducir la flota de transporte público en algunas ciudades.

El Sindicato de las Empresas de Autobuses de Río afirmó que este miércoles se redujo casi en un 30 % el número de autobuses y que para este jueves la falta se puede incrementar hasta en un 70 %.

En Sao Paulo se prevé una reducción de un 40 % en la flota de autobuses de servicio público para este jueves.

La huelga de los camioneros también ha llevado a que ciudades como Sao Paulo y Río de Janeiro sientan con más fuerza este jueves la falta de alimentos perecederos como frutas y verduras.

Los productos comercializados en las centrales de abastecimiento tuvieron este jueves una significativa alza de precios.

Tras la negativa de los camioneros de frenar el paro, el gobierno sigue de cerca la situación y mantiene reuniones permanentes en busca de dar solución a la problemática.

Con la decisión de Petrobrás de reducir temporalmente el precio del diesel el gobierno espera negociar con el movimiento de los camioneros.