La nostalgia por el primer amor y la tierra fértil del llano venezolano hacen de la canción “La Flor de la Sabana”, cantada a dúo por Juan Carlos Salazar y Teo Galíndez, una colaboración inédita que despierta el romance de la canta criolla.

Con la luna de testigo, “Flor de la sabana” cuenta cómo la pasión de un jornalero del campo vence al resentimiento, al recordar a su amada que le abandonó por un señor de la ciudad, dando paso a la creación de un poema de amor con la complicidad de los más sutiles acordes del arpa, el cuatro y las maracas.

“Flor de la Sabana” está pegadísima en las radios nacionales, escalando los primeros lugares del renglón “música venezolana”. La canción, que cuenta con la colaboración de los músicos de Solo Ensamble, fue compuesta por Carlos Rengifo, el mismo que escribió “Oro negro”, popularizada por Gualberto Ibarreto,

“Apenas escuché este tema quise invitar a Teo Galíndez, porque es uno de los cantantes llaneros que respeto y admiro, y hemos compartido en varias oportunidades en Orlando (EEUU). Me identifiqué mucho con el tema, con el sentimiento, con la nostalgia, con la letra, con la línea melódica, y decidí incluirlo en este disco e invitar a Teo Galíndez”, comentó Salazar, el cantante oriundo de Maturín.

Para Teo Galíndez, esta invitación de Juan Carlos Salazar abona el esfuerzo para el florecimiento cultural de Venezuela.

“’La Flor de la Sabana’ es un maravilloso proyecto musical, el cual me ha llenado mucho el orgullo de llanero y el orgullo de pertencer a un país como Venezuela. Juan Carlos es un gran artista, es una persona con un sentimiento muy especial para imprimir a las canciones que graba”, dijo Teo Galíndez.