María Corina Machado, coordinadora nacional de Vente Venezuela, explicó este viernes que la ruta debe ser la desobediencia cívica para lograr la dimisión del régimen de Nicolás Maduro. La dirigente también se pronunció sobre las recientes detenciones de militares, luego de la farsa del pasado domingo. El pronunciamiento lo realizó durante su exponencia en el foro “Contexto para un proyecto nacional”.

“La ruta está clara, es la desobediencia total. Esta es la hora del coraje y la dignidad y ahí sí está unido este país. A los secuestrados en El Helicoide y a los presos políticos de la Fuerza Armada Nacional, no están solos”, dijo Machado.

Machado indicó que los ciudadanos demostraron el domingo, durante el fraude electoral, que no aceptan chantaje, ni amedrentamientos. Estableció que la ciudadanía se encuentra unida y que las alianzas políticas deben realizarse con una ruta clara, que debe ser la salida del régimen.

“Estoy convencida de que esta lucha es eminentemente existencial. Esa es la gran lección que los ciudadanos nos dieron el domingo. Venezuela, la hora de reconstruir el país se acerca, y para eso nos preparamos. Muchachos, confío en ustedes”.

En el evento también participaron los profesores Luis Lauriño, miembro del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales; y Carlos Delgado Flores, presidente del Centro de Investigaciones de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Lauriño indicó que los venezolanos tienen la capacidad de hacer grandes cosas y que por ellos confía en que se logrará un cambio político en el país.

“Los venezolanos somos capaces de hacer grandes obras, y no sólo en lo político, también en lo cultural y tecnológico. Esta crisis demanda una visión de largo plazo. La crisis económica no es el fondo, el origen es político”, comentó Lauriño.

Por su parte, Carlos Delgado Flores resaltó los hechos más importantes de la historia de Venezuela y puntualizó que la solución a la crisis que enfrenta Venezuela debe tener una estrategia que le ofrezca la garantía del cumplimiento de los objetivos.

“La libertad política debe dar garantías para desarrollar los proyectos de la gente y preservar la libertad. Aquí se trata de tener una estrategia que le de continuidad a los objetivos”, sostuvo Delgado.