Rusia y Francia quieren coordinar más estrechamente sus esfuerzos para poner fin a la guerra en Siria, según dijeron los presidentes Vladimir Putin y Emmanuel Macron tras reunirse durante varias horas en San Petersburgo.

Los mandatarios mencionaron el proceso de Astaná, generado por Rusia junto con Irán y Turquía, y las negociaciones impulsadas por varios países occidentales y árabes, entre los cuales está Francia, reseñó DPA.
Macron habló de un “mecanismo de coordinación” entre ambos procesos negociadores y dijo: “Este es para mí un progreso significativo”. Rusia y Francia son dos potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.
Con su visita al Foro Económico Internacional en la ciudad natal de Putin, San Petersburgo, el mandatario francés responde a la visita de su homólogo ruso a Versalles en mayo de 2017. 
Este viernes ambos presidentes se dirigirán a los participantes en el Foro. Francia y Rusia firmaron el jueves una serie de acuerdos en presencia de ambos mandatarios. 
Entre otros, el consorcio de energía Total participará con un 10% en el proyecto de gas licuado Arctic LNG-2, en el norte de Rusia, que cuesta en total 21.700 millones de euros.
Macron no explicó cómo será en concreto el mecanismo de coordinación con respecto a las negociaciones para Siria. “Nuestros equipos le darán forma en las próximas semanas”, dijo. La meta es tener “una agenda de discusión paralela pero común” para los dos grupos y “lograr juntos los acuerdos (…) que ojalá posibiliten una solución política”.
El presidente francés busca desde hace tiempo unir los dos formatos de negociaciones.Rusia e Irán son importantes aliados del Gobierno sirio. Al otro grupo pertenecen además de Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Arabia Saudí y Jordania.
Los presidentes también hablaron del conflicto en el este de Ucrania, en el que desde 2014 murieron más de 10.000 personas. El Ejército ucraniano lucha allí contra los separatistas prorrusos, que cuentan con el apoyo militar de Rusia.
Macron consideró que es importante convocar en las próximas semanas a una nueva cumbre con Rusia, Ucrania, Francia y Alemania. Los jefes de Estado se pronunciaron además a favor de mantener el acuerdo nuclear con Irán a pesar de la salida unilateral de Estados Unidos.
Teherán sigue cumpliendo con el compromiso de no desarrollar armas atómicas propias, dijo Putin. Macron hizo referencia a la escalada de tensiones entre Teherán e Israel como consecuencia de la salida de Estados Unidos del acuerdo.
En tanto, las deliberaciones del Foro Económico se vieron opacadas en su primer día por el endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos contra Rusia. El crecimiento económico ruso podría ser medio punto porcentual menor debido a estas sanciones, dijo el presidente del Tribunal de Cuentas, Alexei Kudrin.
En 2017, el producto interior bruto (PBI) ruso creció un 1,5%. En abril, Estados Unidos colocó en su lista de sancionados a numerosas empresas y empresarios rusos que desde su punto de vista representan intereses del Kremlin. Washington también amenazó con sanciones contra socios comerciales de estas empresas.