La instrumentación de la reconversión monetaria sin que los distintos bancos cumplan al detalle los protocolos informáticos previstos para el proceso puede generar un black out o apagón donde las entidades financieras corren el riesgo de quedar por 12, 24 horas o más tiempo fuera de operaciones, así lo advirtió el economista Leonardo Buniak.

Destacó que la referida falla podría afectar algunos de los sistemas como tarjetas de créditos o débitos, medios electrónicos de pago, banca por internet y los distintos servicios de intermediación. Añadió que la situación se complica porque la reconversión ocurre en medio de una severa crisis de efectivo y en un supuesto donde se caigan los sistemas informáticos por falta de tiempo para adecuación, no se podrá usar los cajeros ni distribuir efectivo.
Destacó que “no hay duda de que la banca nacional viene haciendo un esfuerzo extraordinario para adecuarse al proceso previsto para el 4 de junio. Sin embargo, los plazos son cortos para todos los ajustes necesarios. Recuerda que en la reconversión de 2007 se contó con 8 meses porque el protocolo implica la corrida de todas las aplicaciones informáticas o módulos que las instituciones financieras tienen en sus sistemas de créditos, medios de pagos electrónicos y cajeros automáticos, entre otros.
Explicó que la plataforma bancaria tiene distintos módulos o aplicativos para los diversos tipos de instrumentos financieros utilizados para operaciones pasivas o activas así como medios electrónicos de pago y otros sistemas de información. La adecuación, asegura, es complicada “y la advertencia es que si la banca no está lista para el 4 de junio, no me refiero a la disponibilidad de los billetes en efectivo sino a la adecuación de la plataforma tecnológica, el proceso debe prorrogarse”.
Manifestó que para que la reconversión sea exitosa tienen que estar listos los sistemas de información financiera y transaccional, así como las herramientas necesarias para la contabilidad y construcción de estados financieros incluyendo los del BCV que tiene la misión de hacer todo el proceso de compensación bancaria.
Refirió que actualmente los bancos adelantan las corridas de todos sus sistemas informáticos y “en este momento prácticamente ninguno está listo. A ello hay que añadir que los nuevos billetes no han llegado por tanto el calibraje de los cajeros automáticos y su distribución para la fecha prevista será una tarea titánica”.
“A mi entender no se dará la reconversión el 4 de junio. Iremos a una extensión del proceso y se debe decretar una nueva fecha, además de establecer un lapso para el proceso de convivencia entre ambos conos por lo menos por un año y otorgar el tiempo que la banca solicite para realizar todos los ajustes necesarios y pruebas sin impacto en el usuario final”, apuntó el asesor de riesgo.
Recordó que actualmente hay más de 30 bancos en el país y algunos puede que estén listos para la fecha pero otros no. 
También llamó la atención con respecto a que los proveedores para la adecuación del sistema bancario que afirma no están en el país y “hay una restricción de divisas para hacer los pagos necesarios”, dijo.
Reiteró que actualmente hay 3 millardos de piezas circulando. Sin embargo, se requieren 2 ó 3 veces y media esa cantidad porque solo representa casi 3% de la liquidez y deberían ser equivalentes a 10 o 12%. 

Sin información 

María Carolina Uzcátegui presidenta de Consecomercio cuestionó que no exista suficiente información con respecto al proceso y que se desconozcan temas tan neurálgicos como de qué manera se adelantará el mecanismo de sustitución de moneda que es lo que más preocupa, especialmente porque el 4 de junio se desactiva el cono y arranca el otro pero ese día es feriado bancario. 
Otra incógnita, asegura la dirigente gremial es de qué manera la gente se va a movilizar porque es el 5 de junio cuando abrirán nuevamente los bancos locales.
“Estamos a menos de una semana y los bancos no han recibido los nuevos billetes, no hay suficiente asistencia más allá de lo que la banca divulga, la información oficial es muy precaria”, dice Uzcátegui quien asegura que no hay necesidad de llevar a cabo un proceso de reconversión monetaria tan atropellado y cuyas consecuencias para el pueblo, los comerciantes, agricultores y trabajadores de la ciudad, entre otras, puede ser que se queden con importantes sumas del cono anterior que no tengan validez.
En materia de la reprogramación de las máquinas fiscales y contables del sector dijo que el proceso se adelanta pero con lentitud y que ha sido insuficiente la cantidad de técnicos para llevarlo a cabo.
Se conoció en algunas instituciones bancarias que para este sábado tienen previstos cursos de inducción para ofrecer información a su personal respecto a temas como el redondeo, los cheques y otros aspectos vinculados con el proceso de reconversión monetaria. Entre tanto, las operadoras telefónicas han enviado información a sus clientes de que se adecuan para el proceso.   

Déficit en puntos de ventas 

Este año la Sudeban ha venido sosteniendo distintas reuniones con representantes de la ABV y de instituciones bancarias, tanto públicas como privadas, donde se les ha exhortado a estimular el uso de medios electrónicos de pago.
Sin embargo, según las estimaciones de la Asociación Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco) debido a la falta de divisas, existe un déficit superior a los 500.000 puntos de venta en el país.
Este problema ha sido planteado en los referidos encuentros donde los banqueros han expuesto que alcanzar los avances tecnológicos que establecen las políticas públicas requiere grandes inversiones. Entre los avances tecnológicos que se han puesto a disposición de los clientes del sistema bancario figuran el Pago Móvil Interbancario (P2P), Pago Móvil P2C y la cancelación de algunos servicios a través del carnet de la patria. 
Las ventajas de estos servicios incluyen que proporcionan a los clientes un código QR que permite obtener los datos bancarios del beneficiario de manera más inmediata al compartirlo para recibir fondos y/o escanearlo para realizar un pago.