Poco se ha dicho por parte del Gobierno de Nicolás Maduro referente a la liberación del preso político norteamericano Joshua Holt y su esposa Tamara Caleño el pasado sábado 26 de mayo.

Jorge Rodríguez aseguró el domingo que la liberación de Holt y su esposa fue una decisión “en aras de la paz, de la reconciliación nacional y también en el objeto de continuar  todos los esfuerzos para mantener un diálogo respetuoso, unas relaciones diplomáticas de respeto”.

Sin embargo este miércoles se conoció por declaraciones del senador Bob Corker, representante de los Estados Unidos en el tema de la liberación de Joshua Holt, que el gobernador del estado Carabobo, Rafael Lacava, pidió a cambio que el gobierno de Donald Trump liberara a los sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, encarcelados en Estados Unidos por tratar de introducir a ese país toneladas de cocaína.

El senador de Tennessee Bob Corker, presidente de la comisión de relaciones Exteriores, indicó que todo estuvo en discusión, pero que la liberación de los dos acusados no ocurriría a cambio de la libertad de Joshua Holt. “Nada fue pedido, nada fue dado”, a cambio de la libertad de Holt, aseguró el senador.

Lacava, contraparte en las negociaciones, acompañó al senador Corker y al propio Holt desde Caracas de regreso hasta Washington en un avión propiedad de Petróleos de Venezuela, s.a. (PDVSA).