El ex candidato presidencial Henri Falcón impugnó ante el Tribunal Supremo de Justicia los resultados de la elección del 20 de mayo, por considerar que la reelección del presidente Nicolás Maduro se dio en comicios plagados de irregularidades y violaciones de las leyes electorales, entre ellas el soborno y la compra de votos.  

Tomó tal iniciativa en vista de la inacción del Poder Electoral ante las quejas y denuncias que hizo el ex candidato y su comando durante la campaña, e incluso el día de los comicios en dos oportunidades.

En esta ocasión Falcón dio su voto de confianza al TSJ, que rechazó la impugnación de las presidenciales en 2013 y anuló el año pasado las competencias a la Asamblea Nacional.

El ex gobernador de Lara aseguró que su demanda será un “precedente en la historia electoral del país”. A la vez, emplazó a los magistrados a  “administrar la justicia de cara a las necesidades de la gente”.

Sostuvo que el alcance de la impugnación debe ser el llamado a nuevas elecciones presidenciales. “El proceso electoral del 20 de mayo debe declararse nulo. Esas elecciones no existieron, por los delitos que se cometieron en violación de la norma y de la Constitución”, añadió.

Votos viciados. “Presentamos ante el TSJ los debidos fundamentos que demuestran que tal proceso electoral es inválido y carece de validez”, dijo en relación con la demanda a la que se anexaron poco más de 34.000 actas de los resultados comiciales como pruebas de los delitos electorales que comprometieron los votos de ese número de máquinas de votación en todo el país.

Al momento de introducir la demanda, su equipo descargó en la sede del TSJ siete cajas con las actas de las entidades, entre ellas Distrito Capital, Falcón, Miranda, Monagas y Yaracuy. Añadieron el cronograma de la elección y el acuerdo de garantías suscrito por los candidatos y el Consejo Nacional Electoral, que señaló que fueron violados de manera flagrante.

Entre las irregularidades mencionó el llamado del PSUV a sufragar luego de la hora de cierre de las mesas, el voto asistido, la permanencia de más de 13.000 puntos rojos en las adyacencias y dentro de los centros de votación, el escaneo del carnet de la patria y el impedimento a los testigos para entrar a los colegios electorales.

El también abogado aclaró que la denuncia está fundamentada en el soborno que implementó el gobierno y el Partido Socialista Unido de Venezuela para obtener votos y persuadir la conciencia de los electores. “El soborno es castigado, es penado a través de la ley y no se puede apelar a la política social de un Estado para comprar votos”, agregó.

Nueva alianza en marcha

Henri Falcón, presidente de Avanzada Progresista, confirmó la creación de una plataforma dentro de la oposición, la cual había anunciado la semana pasada su jefe de campaña, Claudio Fermín.

Indicó que en la coalición participarán los partidos Avanzada Progresista, Copei, el MAS y el Movimiento Ecológico, que lo respaldaron en su aspiración a Miraflores. Aseguró que otros partidos minoritarios  y movimientos políticos como Bandera Roja, Soluciones, Cambiemos y De Frente con Venezuela se sumarán a la alianza. Añadió que  buscan articular con otros factores para ofrecer soluciones a la crisis del país.

Aunque se negó a dar detalles sobre la plataforma, no descartó llevar a cabo conversaciones con otros sectores políticos y sociales, entre ellos la Mesa de la Unidad Democrática y el Frente Amplio.