La reina de los reality show, Kim Kardashian se reunió este miércoles con el Presidente Donald Trump en la Casa Blanca, para pedirle un “perdón” para una mujer presa sin libertad bajo fianza por un caso de drogas, el primero que al parecer comete la mujer.

Sin embargo la “gravedad” del pedido quedó en un segundo plano, según reseño la revista Vanity Fair, por los chistes entre el personal de la Casa Blanca sobre que usaría y quién acompañaría a Kim a la Oficina Oval.

Kardashian abogará por Alice Marie Johnson de 62 años que en octubre cumplió 21 años de prisión en Alabama por un delito de drogas sin violencia.

Johnson a pesar de su buena conducta y del tiempo cumplido no tiene derecho a libertad condicional, ya que en EE.UU. el sistema federal de prisiones no cuenta con este beneficio.

Su historia se viralizó cuando el sitio Mic publicó el caso con un video con cuatro millones de vistas, entre ellas la socialité, quien intentará abogar por ella ante el presidente.