El presidente de la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga,  no cree se hagan cambios mayores en la economía del país, después de los comicios del 20 de mayo.

Explicó que “las políticas económicas erradas” han generado el declive de empresas y “el entorno en el que se desenvuelve la economía venezolana es un entorno netamente de destrucción”.
“Antes del cierre numeroso de empresas dentro del sector privado solía haber 12.700, al día de hoy van quedando menos de 3.800 empresas”.
Sostuvo que para que una economía sea funcional debe existir “un cambio de modelo político”. Aseguró que “en la medida que no haya un cambio de gobernantes veo prácticamente imposible que haya algún tipo de recuperación de la economía”.
Estimó que para avanzar económicamente “tiene que haber mercado, Estado de derecho, la capacidad de generar renta. Todas las empresas son un negocio no un guiso, son un negocio bien habido para producir una ganancia. Sin renta no hay incentivos y por eso los gobiernos cuidan que los mercados sean eficientes en sus países”.
En cuanto a las sanciones económicas impuestas por diversos países a los funcionarios públicos aclaró que “no tienen ningún tipo de impacto en la economía”.
Insistió en todas las veces que el presidente Nicolás Maduro habló de “mejorar la economía” y no se vio el cambio. Para Olalquiaga el país “necesita un cambio de gobernantes”.
Finamente, en cuanto al diálogo, dijo: “el mejor diálogo que puede tener el Presidente, es el diálogo de salida”. Explicó que “una vez que se tenga el cambio político, tú tienes que recuperar la macroeconomía y ahí hay toda una propuesta de Conindustria” que está titulada “Hacia una Venezuela industrializada: la ruta“ compuesta por 14 capítulos y escrita por “expertos venezolanos”.