Los miembros del Gobierno del socialista Pedro Sánchez tomaron posesión hoy de su cargo en España variando la fórmula tradicional ante el rey para destacar la importante presencia de mujeres en el gabinete, que inició su andadura con normalidad. 

La mayoría se refirió al “consejo de ministras y ministros” a la hora de prometer su cargo en un acto que no tuvo símbolos religiosos y que, a pesar de surgir de una moción de censura hace solo unos días, se celebró en ambiente cordial y con presencia de sus antecesores.
Sánchez, quien fue investido el viernes jefe del Gobierno al lograr sacar adelante en el Parlamento la destitución del conservador Mariano Rajoy, presentó el miércoles a su Ejecutivo, integrado por 11 mujeres y seis hombres. 
Es el Gobierno con más ministras de Europa. Entre los nuevos responsables hay veteranos socialistas, como los ex ministros Josep Borrell (Exteriores) y Carmen Calvo (vicepresidencia e Igualdad); expertos como la hasta ahora directora de Presupuestos de la Comisión Europea, Nadia Calviño (Economía), y rostros muy conocidos por los españoles como el del astronauta Pedro Duque (Ciencia), el del juez Fernando Grande-Marlaska (Interior) y el del escritor y presentador de televisión Màxim Huerta (Cultura).
Hoy, todos prometieron su cargo ante el rey Felipe VI en un acto en el Palacio de la Zarzuela de Madrid, residencia de la familia real. Al igual que el propio Sánchez el pasado sábado, lo hicieron ante un ejemplar de la Constitución española y sin símbolos religiosos.
 Muchos de los ministros se refirieron a la nueva etapa que se abre en España con el Gobierno de Sánchez, pero también hubo mensajes de moderación, de continuidad, así como alusiones a Europa.
Carmen Calvo al tomar posesión como vicepresidenta y ministra de igualdad
En sus primeros discursos al tomar sus respectivas carteras, se escucharon palabras como “diálogo” y “consenso”. La vicepresidenta del nuevo Ejecutivo, Carmen Calvo, destacó como principal objetivo “achicar las desigualdades” y luchar “por la gran igualdad” entre hombres y mujeres.
“España es un gran país”, dijo el nuevo ministro de Exteriores, Josep Borrell, un socialista muy crítico con el proceso independentista catalán que hoy advirtió del problema de “integridad territorial” que afronta España y  de la  “crisis de confianza” en la Unión Europea. 
“Quiero que éste sea un ministerio abierto, próximo y eficaz”, dijo, por su parte, la ministra de Justicia, la fiscal Dolores Delgado. “Todos los Gobiernos de España deben ser europeístas”, destacó el juez Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior.
Pedro Sánchez, de 46 años, consiguió que su moción de censura prosperara la semana pasada en el Congreso de los Diputados gracias al apoyo del partido de izquierdas Podemos y de otras fuerzas como el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y los independentistas de Cataluña.
Su iniciativa supuso la destitución de Rajoy, de 63 años, tras seis años en el Gobierno. 

“Gracias a todos los que han permitido este cambio, para que este país tenga otra luz”, dijo hoy el nuevo ministro de Cultura y Deporte, el escritor y periodista Màxim Huerta, quien recibió críticas por tuits antiguos donde expresaba su “odio” al deporte.
“No soy una persona deportista, no me gusta practicarlo, pero voy a amar y apoyar el deporte y a todos los deportistas, son héroes y heroínas”, dijo en respuesta a la polémica.
El nombramiento de algunos de los ministros y ministras de Sánchez sorprendieron a los españoles, como el del propio Huerta o el del astronauta Pedro Duque.
El diario español El País, crítico con el líder socialista en los últimos tiempos, lo calificó hoy en su editorial como “un buen Gobierno que promete moderación, profesionalidad y criterio”. El rotativo El Mundo, sin embargo, expresó sus “dudas” sobre un Ejecutivo que calificó de “efectista”.