Tras varios días de protestas, el nuevo primer ministro de Jordania, Omar al Razzaz, anunció este jueves que retirará el proyecto de ley que contemplaba aumentos de impuestos, al admitir que la propuesta requiere de discusiones más profundas porque afecta a todos los habitantes del reino árabe.

Las masivas protestas de los últimos días también iban dirigidas contra las proyectadas medidas de austeridad. Al Razzaz tiene que formar un nuevo Gobierno, después de que su antecesor en el cargo, Hani al Mulki, renunciara el lunes por la presión en las calles, informó DPA.
Pese a la dimisión de Al Mulki, las protestas continuaron. Jordania, que no cuenta con grandes recursos naturales, se ve obligada a aumentar sus ingresos y reducir los gastos para afrontar el creciente endeudamiento público, como le exigen además sus acreedores.
El reino es uno de los países más estables en Cercano Oriente pero también se resiente de los conflictos en los países vecinos. Desde Siria llegaron en los últimos años a Jordania cientos de miles de refugiados.