El presidente de la Cámara Venezolana de Calzado y Componentes (Cavecal), Luigi Pissella, considera que “es casi imposible reponer inventarios en 2018 trabajando al 20% de nuestra capacidad”. Reiteró que la situación actual del sector calzado en general es muy “deprimente”, puesto que no se puede reponer la mercancía ni inventarios.

Señaló que la caída en las ventas del sector ha sido sostenida, “desde el año 2014 de un consumo total de 60 millones de pares de zapatos estamos en 15 millones de pares de zapatos”.

Citó como ejemplo que en los países “normales”, el consumo per capita de zapatos se encuentra en 2.7 pares de zapatos, “inclusive llegando en el año 2013 al pico de 3 pares”, sin embargo, en Venezuela “esos números han decrecido, puesto que nos encontramos en los 0.4 pares de zapatos por año actualmente”. A menos de su capacidad.
En entrevista radiofónica Pissella destacó que las fábricas de calzado en el país están trabajando a 20% de su capacidad instalada. 
Por otra parte, la falta de divisas oficiales es perjudicial para cualquier sector de la producción, aunque las fábricas están trabajando con materia prima producida en Venezuela, los químicos, los repuestos y la maquinaria son importadas. “La adquisición de divisas no ha sido suficiente para que cualquier de las empresas afiliadas a Cavecal pueda mantener su operatividad al 100%”, resaltó el empresario. Comercios descapitalizados 
Destacó que el comercio se ha venido descapitalizando año tras año motivado por una Ley de costos “en la cual se tiene que vender al valor de adquisición y no de reposición”, de manera tal que es aceptable cuando no existe una hiperinflación, pero cuando sí la hay “es imposible reponer el inventario”. Los comercios en Venezuela tienden a reponer su mercancía dos veces al año, “si espera para reponer luego de 4 o 6 meses después de la primera vez, la ganancia no le alcanzará para poder hacerlo”, añadió.
A lo que se añade el balance del sector que realizó su presidenta María Carolina Uzcátegui quien señaló que atraviesa por su peor año debido a la hiperinflación, la escasez de efectivo, las fiscalizaciones y los cortes prolongados y constantes del servicio eléctrico.
“Hasta ahora no existen soluciones a las diferentes distorsiones. En Venezuela no habíamos vivido un proceso hiperinflacionario en el que el poder adquisitivo se haya pulverizado totalmente. Es responsabilidad absoluta del gobierno la hiperinflación, la comercialización de efectivo y las otras distorsiones”, expresó.
Aclaró Uzacátegui que Consecomercio jamás respaldará el comercio que esté fuera del estamento legal por lo que señaló que “el mercado informal existe cuando hay controles y suficiente distorsión en la economía como para que el comercio formal no se lleve a acabo de manera correcta”, dijo.