A lo largo de este año el salario mínimo integral ha aumentado en 1038,21%, incluyendo el incremento decretado este miércoles por el Presidente de la República de 103,3%. El Jefe de Estado informó que el salario mínimo integral pasó de Bs 456.507,44  a 5.196.000 que equivale a 65 dólares, según la tasa de cambio Dicom.

La presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui dijo que este ajuste no representa una solución a los problemas que atraviesa el país y muy por el contrario los agrava porque no viene acompañado por estímulo a la producción, lo que indica que “en los próximos meses vamos a tener más inflación y deterioro en la calidad de vida de la población porque el Presidente habla de cambios en la economía y se repite el mismo modelo”. “Todos los empresarios estamos haciendo un esfuerzo para compensar ese salario que sabemos es insuficiente”.
Entre las reivindicaciones otorgadas a los trabajadores mencionó bonos de ayuda, alimentos y compensaciones para el transporte. “Ello depende de los ingresos que el empresario tenga….es muy poco el empresario que hoy paga un simple salario mínimo a sus trabajadores, hemos tomado conciencia de la complejidad del momento”.
Al referirse a la decisión del gobierno nacional de intervenir algunos mercados municipales y mayoristas apuntó que no es la solución a la crisis económica. ”No es la primera vez que el Gobierno trata de intervenir los mercados municipales y está demostrado que no es solución”, reflexionó.
Sal y agua 
El vicepresidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, afirmó en entrevista radiofónica que el nuevo aumento significa más inconvenientes para producir bienes y para la generación de empleos estables y bien remunerados.
“El empresariado no está en contra de los aumentos salariales, lo que aspiramos es que tengan coherencia en un marco de medidas que fortalezcan a la economía”, manifestó. Señaló que el problema es que hoy este aumento es “sal y agua para las necesidades del venezolano” y se decreta en un contexto de paralización de los procesos productivos y en un marco aislado donde no se está tomando en consideración la inyección de efectivo o de la masa monetaria.
Fiel cumplimiento 
Al referirse al tema, el ministro del Trabajo Eduardo Piñate indicó que desde el despacho velarán por el fiel cumplimiento del nuevo incremento tanto en las empresas públicas, como privadas.
“Vamos a ir avanzando hacia la estabilización, hacia el saneamiento de la economía venezolana para ir estabilizando la situación, mientras tanto, el pueblo venezolano debe saber que cuenta con un Gobierno que está defendiéndolo y protegiéndolo. Vamos avanzando hacia la prosperidad económica…por una economía estable”, añadió en entrevista a VTV.
Para Gerson Hernández presidente del Consejo de Integración Empresarial Bolivariano de Venezuela (CIEB) el salario sigue siendo un mecanismo de protección frente a la hiperinflación que calificó como inducida. No obstante, aclaró que a pocas horas del aumento algunos productos registran incrementos en sus precios de 400, 500 y hasta 1.000% porque se toma como referencia para la estructura de costos el valor del dólar no oficial. Recordó que en la estructura de una empresa el salario representa el 30% del costo e impacta el precio del producto final en máximo 8%.