El escritor Mario Vargas Llosa, que permanecía ingresado en un hospital por un hematoma y un leve traumatismo cranoencefálico tras una caída en su domicilio de Madrid, recibió el alta y podrá continuar su recuperación desde su casa.

Vargas Llosa, quien fue ingresado el jueves en observación en un hospital de Madrid tras su caída en la madrugada, abandonó ese centro sanitario en un vehículo.

Al premio Nobel se le realizaron estudios de imagen, radiología y un examen mediante TAC, gracias a los cuales no se observó fractura ósea alguna, pero sí “un importante hematoma en la región glútea izquierda y leve traumatismo craneoencéfalico“.

Por todo ello, el equipo médico recomendó que el escritor permaneciese ingresado “para seguimiento y evolución del hematoma”, según el comunicado emitido recientemente.

Vargas Llosa, de 82 años, y su pareja, Isabel Preysler, regresaban recientemente de una visita de varios días a La Palma (Islas Canarias, Atlántico) cuando ocurrió el incidente.