El 5 de julio de 1811 deberían conmemorarlo los venezolanos saliendo a la calle a celebrar y defender la vida republicana que nació en esa fecha de la independencia.

Así lo entiende la historiadora Inés Quintero, quien destaca que los venezolanos llevan más de 200 años defendiendo la República, frente a quienes pretenden destruirla.

Por ello, sostiene que la República no está muerta, está viva y seguirá estándolo mientras haya venezolanos que creen y estén dispuestos a luchar por ella.

¿Cómo nos encuentra la historia en vísperas de 5 de julio ?

La primera cosa que hay que insistir es que el 5 de julio obviamente lo hemos interpretado toda la vida exclusivamente como el día de la independencia, pero he insistido mucho en que esa decisión de independencia es mucho más que simplemente romper el vinculo con la monarquía española, porque tiene que ver con cambiar de concepto político, ese es un corte crucial en la historia porque no seguimos siendo la misma estructura política y se definió el rumbo hacia la República.

Eso le da una calidad de mayor entidad a la fecha, porque al romper con la monarquía y plantearse la República, los retos son otros, desentenderse del ser supremo como principio de autoridad, no rendirle lealtad al rey, dejar de ser súbditos para convertirnos en ciudadanos, establecer el principio de representación como la práctica de la legitimidad, es otro concepto político, deberíamos tratar de buscar la manera de que se entienda el 5 de julio además de como fecha de independencia, como origen de la República y el inicio de la práctica de la ciudadanía.

Hay otro aspecto muy importante del 5 de julio y es que tenemos la idea de que la independencia está asociada a la confrontación, pero la guerra tuvo que ver con defender esa decisión, pero es importante destacar que esa independencia fue resultado de un debate público, plural, es nuestro primer debate en el contexto de una asamblea de representantes (…), fueron 3 días de debate (…) si uno ve las actas se da cuenta de que había concepciones distintas, posiciones que no siempre eran uniformes (…) no fue simplemente levantar la mano, sino resultado de un intercambio de ideas.

¿Qué nos dice eso para el presente?

Desde mas de 200 años, los venezolanos no solo han conmemorado el 5 de julio, sino que se han esforzado por construir y defender la República que es la esencia de la convivencia política entre nosotros. 217 años después, yo creo que ese es el punto central de los que nos convoca a la hora de recordar el 5 de julio, que la República nació ese día, y sigue estando allí, independientemente de que haya quienes consideren que hay que barrer con la República, quienes somos republicanos de convicción , de práctica, seguimos con el espíritu de defender la base de la República.

Entender que la vida republicana exige intercambio, diálogo, comprensión y no la aniquilación o desconocimiento ni linchamiento de quienes tienes ideas políticas distintas a quienes detentan el poder.
Entender que ese día es también un día de compromiso ciudadano.

Ese día después que se aprobó la independencia, la gente salió a la calle, a festejar (…) hoy todos los venezolanos, en la condición de ciudadanos, estamos en obligación, derecho, responsabilidad y compromiso de seguir siendo republicanos y seguir defendiendo lo que se obtuvo sin tiros y sin violencia el 5 de julio, porque los tiros y violencia vinieron después.

¿Qué tipo de República tenemos ahora?

La República está en los ciudadanos, una cosa es que el gobierno haya usurpado, violentado, desconocido los principios y prácticas republicanas, que no se respete la división de poderes, que no se respete la voluntad popular, que haya una desinstitucionalización, pero ese es el gobierno, no la sociedad.

Ha habido otros gobiernos, en otros momentos, que también han desconocido la República y la voluntad popular y todos esos gobiernos han visto como la sociedad se ha enfrentado y ha buscado la manera de demandar lo que está en su derecho. Esa es una dinámica histórica que no depende de lo que los gobiernos quieran imponer en su momento, allí está Juan Vicente Gómez gobernando 27 años y finalmente se murió y hubo un estallido ciudadano, porqué la gente defendió su derecho a vivir en democracia.

Yo si creo que no es poca cosa lo que los venezolanos hemos vivido en estos 20 años (…) porque esto es una enorme calamidad, una catástrofe política, económica, pero me atrevo a afirmar del mismo modo que no ha habido ni un día en que los venezolanos no hayan estado dispuestos a seguir insistiendo en que quieren vivir en una condición diferente.

¿No se ha perdido la República?

La República como entidad no está sujeta al gobierno. La República no le pertenece, no es del gobierno. La puede magullar, irrespetar, violentar, eso es un cosa, porque yo no me siento identificada con eso.

a República está por encima del gobierno, violentan la división de poderes, inculcan libertades, son ellos no yo (…) Mientras haya quienes estén dispuestos a defenderla la República está viva, por supuesto que ahorita los derechos han sido vapuleados, las instituciones han sido vulneradas, pero las ha vulnerado el gobierno, la sociedad sigue defendiéndolas, mientras haya gente dispuesta a proteger, reclamar, exigir la República está viva, como la (película) “Historia sin fin”. Mientras exista gente con esa condición, la República sigue existiendo como el espíritu democrático y sigue viviendo la libertad.

¿Ha habido en la historia de Venezuela otro período peor que éste?

-Si tu hubieses preguntado a un venezolano de la época de la Independencia si hubiera habido un momento peor, te hubiese dicho que no, porque cada quien vive su circunstancia, igual hubieran dicho los de la generación del 28 cuando eran perseguidos, no se trata de relativizar, cada momento histórico tiene unas determinadas demandas y exigencias y no dudo que hoy podamos considerar que esto es lo peor que nos ha ocurrido pero en la medida en que lleguemos a esa convicción, debemos tener condición de que tenemos mejores herramientas para atender esas circunstancias fatídicas. La comprensión de las dificultades del presente es el mejor acicate para decir: ‘ no me la calo’.

¿No tiene sentido hacer comparaciones?

-En la independencia no había papel moneda por razones que no tienen nada que ver con la escasez de ahora. Eso es comparar dos realidades que no tienen relación, es una comparación inútil. Los historiadores somos muy cuidadosos con las comparaciones porque nos pueden conducir a simplificaciones. La comparación más que para establecer similitudes es para establecer diferencias. Es útil si digo ‘ hoy estamos diferentes a como estábamos’.

¿Cuál es el legado de Chávez?

-No hay legado, porque (las opiniones) no son uniformes. Habrá gente que diga: ‘qué gran legado’ y otros que digan: ‘ eso fue una catástrofe’. Como con muchos otros personajes de la historia nunca habrá consenso entorno a la figura de Chávez, habrá sus detractores como sus apologistas, como Betancourt, Pérez Jiménez, el propio Simón Bolívar, eso es así, los personajes históricos no pasan en una sola forma a la historia. Yo tengo una posición política tomada pero no histórica, porque esto no ha concluido.

¿Se repite con Venezuela la historia de exportar la revolución cubana?

-Ese es el objetivo político claro y expreso del gobierno. Están tratando de hacerlo así como han tratado de cambiar el discurso histórico.

¿Otros gobiernos han tratado de cambiar la historia como éste?

Como éste no. Cuando Gómez se intentó decir que la dictadura era el gendarme necesario porque los venezolanos necesitamos que alguien nos mandara. Y eso se propuso, se difundió, escribió, ahorita se está pretendiendo hacer eso y no ha sido poca cosa todos los recursos de educación orientados en esa dirección, eso es un propósito, otra cosa es que tengan resultado perdurables.

Los procesos históricos son históricos cuando son irreversibles y yo todavía me atrevo a afirmar que hay muchos elementos que se han tratado de imponer que no son irreversibles, no son para siempre. La República fue para siempre, no hay manera de retroceder a la monarquía, no hay forma porque eso se estableció históricamente.

¿Cuál es el final de esta historia?

La historia no tiene final, pero si yo me acerco a este proceso desde una perspectiva de largo plazo como historiadora y veo otros procesos que ha vivido la sociedad venezolana, complejos, difíciles que han sido resueltos por la sociedad (Guerra de Independencia, Gómez, Pérez Jiménez) ¿Porqué ahora no? Yo soy optimista.