El intercambio comercial entre Colombia y Venezuela en el primer trimestre de 2018 se ubicó en 130 millones de dólares, lo que equivale a un repunte frente a los $129 millones registrados en el mismo período del año anterior, según datos de la Cámara de Integración Económica Venezolano- Colombiana (Cavecol). 

Observa el gremio que durante este período el comercio entre ambas naciones ha mantenido cierta estabilidad, pero señalan que se evidenciaron cambios por cuanto disminuyeron las exportaciones desde Venezuela y aumentaron las importaciones desde Colombia, de acuerdo a las cifras publicadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística Colombiano (DANE) y los cálculos realizados por la Cámara.
Apuntan que las exportaciones venezolanas hacia la nación neogranadina disminuyeron 31% al alcanzar 41 millones de dólares en el primer trimestre del año 2017 frente a 59 millones de dólares del primer trimestre del año 2017.
Mencionan que entre los principales productos vendidos al vecino país se encuentran aluminio y sus manufacturas, lo cual representa el 37,1% del total comercializado en el período antes mencionado. Entre tanto, las importaciones de Venezuela provenientes de Colombia alcanzaron 89 millones de dólares en el primer trimestre de 2018, aumentando 27% en comparación con 70 millones de dólares alcanzados en el mismo período de 2017.
Entre los productos que ingresaron al país destacan el grupo de azúcares y artículos de confitería, que pertenecen al 13,5% del total importado con una cifra de 12 millones de dólares. Asimismo las carnes y despojos comestibles representan 7,9 millones de dólares, corresponden al 69% del total importado. Mientras que las materias plásticas y manufacturas tuvieron una participación de 5,8% del total importado con una cifra de 5,8 millones de dólares; siendo estos los tres principales productos importados por Venezuela desde Colombia.
Cavecol ha hecho sugerencias ante el Gobierno Nacional para fortalecer las relaciones comerciales entre ambos países, como protección de inversiones, evitar la doble tributación y un marco jurídico adecuado para la integración económica profunda entre Venezuela y Colombia.