José Antonio Gil Yepes, directivo de Datanalisis, manifestó estar de acuerdo con las razones por las cuales el partido Acción Democrática (AD) decidió separarse de la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

“Comparto las razones de AD para separarse de la MUD: La inoperancia de esa coordinadora y la discrepancia sobre votar o abstenerse en las municipales de 2018″, dijo Gil Yepes.

A su juicio, la falta de coordinación y acuerdos, tanto de la MUD, como la Coordinadora Democrática en su momento, ha sido pública y notoria. Igualmente reconoció los  aciertos, como fue el caso de la escogencia y apoyo a las dos candidaturas presidenciales de Henrique Capriles y a las de diputados en 2015; siendo sus peores actuaciones los llamados a la abstención en la elección de diputados de 2005, la de gobernadores y alcaldes en 2017 y en la presidencial de 2018.

“Ni lograron el boicot total ni se vio que existía un Plan B que le sacara fruto a la abstención cumplida, pero el caso más insólito fue cambiar un revocatorio que ganaba 80 a 20 por un ‘diálogo’ impopular en Dominicana”.

El analista recalcó que es muy difícil coordinar decenas de partidos, más en ambiente “enrarecido” por individualismos que han plagado el escenario de juegos adelantados y de acuerdos que tardan demasiado o se cumplen a medias.

“Esto se asocia a que los partidos, en el mundo, están orientados más a lo político electoral que al logro de soluciones para el pueblo. De allí el deterioro de los sistemas de partidos en función de su indiferencia o demagogia sobre las causas sociales; la tergiversación del desarrollo del pueblo por el reparto de subsidios para llevarlo bozaleado; el clientelismo, la corrupción, el desprestigio, el voto castigo, la abstención, la atomización de los partidos y la desaparición creciente de la alternabilidad”.

Agregó que para que AD capitalice su estrategia, la clave para votar no está en las condiciones electorales oficialistas, sino en la unidad del partido, en presentar buenos candidatos, hacerles una buena campaña y defenderle los votos. “Ahora, AD necesita ver que tiene que reconstruir su conexión con el pueblo, pasando de ser un partido tradicional electoral para convertirse en un movimiento político social que se ocupe de lograr soluciones a los problemas del común; quien lo haga, será el principal partido nacional y no necesitaríamos una coordinadora”. Concluyó José Antonio Gil Yepes.