La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein dio este viernes por “completamente cerrado” el proceso de extradición contra el expresidente catalán Carles Puigdemont y dejó en libertad al líder soberanista, poniendo fin a 118 días de un intrincado procedimiento legal con notables connotaciones políticas.

“Puigdemont es libre y puede abandonar Alemania inmediatamente”, aseguró en declaraciones a Efe la portavoz de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, Frauke Holmer.

El tribunal dio hoy carpetazo al proceso al decretar el levantamiento de las medidas cautelares que pesaban sobre Puigdemont -en libertad bajo fianza de 75.000 euros- una vez que recibió la comunicación oficial de la decisión del juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo español, que retiró ayer la petición de extradición.

Llarena procedió de esta manera una semana después de que la propia audiencia alemana resolviese aceptar la extradición del expresidente catalán, pero sólo por un presunto delito de malversación de fondos y no por el de rebelión, el principal cargo por el que lo procesaba el Tribunal Supremo y que podría suponerle hasta 30 años de prisión.