El tenis de mesa femenino fue de menos a más en el torneo por equipos, y terminó asegurando una medalla de plata que las chicas confían en convertir en un oro este sábado cuando disputen la final ante el poderoso Puerto Rico.

“Dentro de los pronósticos estaba que podíamos hacer un bronce, pero siempre pensamos que podíamos mejorar esa proyección”, señaló Luisana Pérez, la entrenadora del femenino. “De este resultado destaco la voluntad de las chicas tratando de hacer el trabajo tácticamente lo mejor posible”.

Pérez se declaró satisfecha por la forma en que la selección ha consolidado su rendimiento luego de los Juegos Suramericanos: “Nos hemos venido adaptando a las condiciones, el equipo ha venido de menos a más, y esperemos que ese más se mantenga para buscar la medalla de oro”.

Para la entrenadora, la clave ante Puerto Rico estará en evitar las imprecisiones: “De pronto luce como un equipo muy grande, por la figura de Adriana Díaz, pero Neridé le jugó bien en el todos contra todos, y salvo ella, el resto de las jugadoras son accesibles, se les puede ganar. El punto es tratar de no cometer errores, mantener la pelota en juego”.

Las chicas comenzaron el día con una victoria 3-2 sobre Guatemala en la fase de todos contra todos, que se complicó innecesariamente con el revés de Neridé Niño en su primer duelo. Sin embargo, la propia Niño se encargó de enmendar el error ganando el punto decisivo para asegurar la clasificación a cuartos de final, donde las criollas se deshicieron fácilmente de El Salvador, un preámbulo perfecto para lo que luego fue un 3-0 inusitadamente cómodo ante Colombia.

Neridé Niño despachó por 11-9, 11-8, 9-11 y 11-8 a Luisa Zuluaga, Andreína Arvelo arrolló 11-3, 11-8, 9-11 y 11-8 a la número uno colombiana Paula Medina, y luego Arvelo y Camila Obando se combinaron para deshacerse de Medina y Manuela Echeverry por 11-8, 11-7 y 11-5, levantando en este último set un 0-4 en contra y ganando 10 de los últimos 11 puntos.

El masculino se despidió luego de un reñido duelo contra México en la fase de grupos, que se resolvió en cinco duelos, con el punto decisivo ganado por Ricardo Villa en un partido de cinco sets.