Durante la celebración de la misa en acción de gracias, por los años que el Cardenal Jorge Urosa Savino, se desempeñó como arzobispo de la capital, expresó que “me retiro como arzobispo pero no me voy” de Venezuela.

Urosa, dio gracias a todos los que lo acompañaron en su labor como arzobispo, pero también afirmó que espera recibir el perdón de Jesús y las personas que por alguna razón pudo haber ofendido.

En la ceremonia que se llevó a cabo en la iglesia Nuestra Señora de Chinquinquirá, Urosa felicitó a quien ahora es el nuevo Cardenal de Caracas, Baltazar Enrique Porras. “Ha tenido una larga y muy llena trayectoria, con total dedicación y una gran voluntad para trabajar por la gloria de Dios”.

Urosa expresó que continuará trabajando por la iglesia, el país y por “la defensa de los derechos del pueblo venezolano”.

Dirigió una oración en nombre de los venezolanos para “resolver nuestros conflictos (en el país) de manera pacífica”.
En este sentido, comentó que le “resulta desgarrador el sufrimiento de los familiares de los presos políticos”.
Felicitó a quien ahora es el nuevo cardenal de Caracas, Baltazar Enrique Porras, indicando que “ha tenido una larga y muy llena trayectoria, con total dedicación y una gran voluntad para trabajar por la gloria de Dios”.
La misa, que estuvo a cargo del ahora, ex cardenal se realizó en la Iglesia Nuestra Señora de Chiquinquirá, en la Florida a las 9:30 de la mañana de este sábado y contó con la participación del monseñor Jesús González de Zárate, designado recientemente por el Papa como arzobispo de Cumaná, los obispos auxiliares de Caracas y el clero capitalino.

El pasado 9 de julio, la oficina de prensa del Vaticano, informó que el Papa Francisco aceptó la renuncia del arzobispo de Caracas, Urosa Savino por motivo de sus 75 años, edad en la que los prelados ya asumen su jubilación.

Urosa, realizó un llamado a los venezolanos a darle la bienvenida a Porras con “amor y respeto”, así como lo hicieron durante el cumplimiento de sus funciones.