El número de víctimas mortales por los graves incendios ocurridos el lunes en Grecia ha ascendido ya a 86, según ha informado el jefe del servicio forense de Atenas, Nikos Karakukis.

Al mismo tiempo continúan hospitalizadas 53 personas, entre ellas cuatro niños. Once de los heridos siguen en estado crítico.

De las personas dadas por desaparecidas 40 han aparecido vivas, según informó el ministro de Protección Ciudadana, Nikos Toskas.

Hasta ahora no ha habido una lista oficial de desaparecidos, porque entre las personas buscadas figuraban las víctimas mortales, y las autoridades no querían especular mientras no se hubieran identificado todos los cadáveres.

Según informó el Ministerio de Infraestructuras, el 51 % de los 3.546 edificios inspeccionados hasta el momento están inhabitables.

El Gobierno divulgó ayer una serie de imágenes de satélite que apuntan a que los incendios fueron premeditados.

El ministro de Protección Ciudadana aseguró que no solo son “indicios” sino que hay “pruebas” y testimonios que respaldan esta hipótesis.

Toskas habló de un “hallazgo sospechoso” en Mati, el lugar donde se registraron la totalidad de los fallecimientos.