Al menos diez personas han muerto y casi 120.000 se encuentran hoy en centros de acogida por las inundaciones que afectan a gran parte de Birmania (Myanmar) durante la actual estación del monzón.

La zona más afectada es la región de Bago (centro), donde 71.898 personas viven en 157 centros de desplazados, según datos del Ministerio de Bienestar Social publicados hoy por el medio Eleven.

El estado Kachin (norte) tiene a 25.050 damnificados en 67 centros de acogida, el estado Mon (sur) tiene a 15.884 personas en 50 centros de acogida y la región de Tanintharyi (sur) asiste a otros 5.895 birmanos en 22 centros de acogida.

Las víctimas mortales ocurrieron en la localidad de Bilin, en el estado Mon, donde tres militares fueron arrastrados por una riada, mientras que otras tres muertes se registraron en la región de Bago, dos más en la región de Magway (centro), otra en la ciudad de Thanintharyi y la última en Napiyidó, la capital, de acuerdo con el Departamento de Gestión de Desastres Naturales.

El fin de semana pasado, el coordinador humanitario de la ONU en Birmania, Knut Ostby, expresó la alarma de Naciones Unidas “por la destrucción de propiedades, infraestructura y cosechas” causada por las inundaciones y ofreció al Gobierno birmano asistencia para ayudar a las víctimas.

El Departamento de Meteorología de Birmania prevé que continuarán las precipitaciones en el país hasta el próximo 6 de agosto debido a la presencia de una depresión en la región.