Este jueves el juez federal Claudio Bonadio ordenó 15 detenciones y numerosas declaraciones indagatorias en contra de la exmandataria argentina Cristina Fernández, igualmente, pidió permiso al Congreso para allanar el departamento de la misma. Fernández de Kirchner es el personaje más notorio vinculado en la causa de presunta corrupción que involucra a exfuncionarios de los gobiernos de Néstor Kirchner.

La senadora goza de inmunidad parlamentaria por ser senadora en representación de la agrupación política opositora Unidad Ciudadana, por lo que aunque sea condenada en algunas de las causas penales no irá a prisión salvo que la Cámara de Senadores le retire ese beneficio legislativo en una votación especial, reseñó DPA.

Este caso inicio cuando los periodistas Diego Cabot, Candela Ini y Santiago Nasra, obtuvieron estos cuadernos con anotaciones tomadas entre 2005 y 2015, aunque no aclararon de qué manera, ellos entregaron los cuadernos a la Justicia para que chequeara los registros de este chofer que trabajó durante diez años para el Ministerio de Planificación que dirigía Julio De Vido, quien se encuentra detenido hace varios meses por otras causas de presunta corrupción, de las que se declara inocente.

El caso gira en torno a los cuadernos de Óscar Centeno, quien fue durante años el chofer en Argentina de Roberto Baratta, un alto funcionario en el Ministerio de Planificación Federal durante los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner.

La justicia argentina tiene en su poder una serie de cuadernos de Centeno en los que, según las autoridades, el chofer de Baratta anotaba detalladamente recorridos que hacía con su jefe para recaudar sobornos para funcionarios públicos, en los recorridos, dicen los cuadernos de Centeno, recogían bolsos con millones de dólares, las anotaciones también indican que hubo viajes con este dinero hasta la residencia presidencial y al departamento particular de la familia Kirchner en Buenos Aires.

Aún está pendiente conocer la situación procesal de los detenidos, cuyos nombres aparecían en los cuadernos, los nombres, montos, direcciones, fechas, lugares y dominios involucrados en la operación fueron compilados por los periodistas y entregados al fiscal interviniente.